La vicepresidenta compañera Rosario Murillo, expresó que las familias nicaragüenses queremos seguir escribiendo, con el corazón, una historia que quiere avivar y restaurar la fraternidad en una patria que necesitamos libre de odio.

“Hoy es un buen día para nuestra Nicaragua y lo vivimos con esperanza y compromiso, queremos lo mejor para nuestra Nicaragua. Y agradecemos a Dios por bendecir e iluminar la historia presente de nuestra Patria, una historia que las familias nicaragüenses queremos seguir escribiendo con el corazón, una historia que quiere avivar y restaurar la fraternidad en una patria que necesitamos libre de odio, libre de prácticas de odio, restaurando lo que es natural entre nosotros: el espíritu de familia, reconciliación, alegría, ternura, concordia, respeto y promoción de vida y verdad”, expresó.

“Estamos comprometidos con el encuentro que fortalece la Paz; estamos comprometidos con todas las familias nicaragüenses, especialmente con los más vulnerables que han sufrido más las consecuencias de la tragedia que queremos dejar atrás; estamos comprometidos con una Nicaragua nuestra, linda, donde debemos hacer florecer cada día amor, comprensión, paz y compromiso de trabajar juntos con responsabilidad creciente, con humildad, sinceridad, disposición a atender las necesidades de nuestra nación”, agregó la vicemandataria.

La compañera Rosario Murillo expresó que “hemos invocado para guía y luz a Dios nuestro Señor, al Espíritu Santo, a Jesucristo que vive y reina en estas tierras sagradas desde nuestra tradición y enseñanzas cristianas, que nos exigen amarnos y respetarnos conviviendo solidariamente cada día. Seguimos invocando, orando, pidiendo sabiduría, fortaleza y todo lo mejor para Nicaragua y entre los nicaragüenses que queremos vivir tranquilos y en paz, que necesitamos vivir tranquilos y en paz”.

La vicepresidenta valoró que el compromiso de los nicaragüenses y del gobierno sandinista “es con la paz, el compromiso es con la fraternidad, el compromiso es con la solidaridad, el compromiso es cristiano, el compromiso es en nombre de Jesús, es en nombre de Dios”.

“Nos estamos comprometiendo para vivir esos tiempos de avivamiento de la hermandad entre todos nosotros, todos los nicaragüenses, todos los que amamos a Nicaragua, todos los que queremos vivir tranquilos, vivir en paz y elevar cada día la esperanza y la confianza en Dios, porque sabemos que estamos recorriendo los mejores caminos para fomentar entendimiento, para fomentar mejoría en nuestras vidas”, aseguró.

En ese sentido afirmó que “el compromiso de nuestro comandante Daniel es seguir desarrollando nuestro programa cristiano, solidario, para garantizar derechos esenciales a todas las familias nicaragüenses”.

Durante el mensaje cotidiano, la compañera dio lectura al pasaje bíblico titulado “La bienaventuranza del amor fraternal”.