La compañera Rosario Murillo, vicepresidenta de la República, destacó que vivimos en una Nicaragua de bendición, de milagros, de portentos, una Nicaragua de oración, de invocación y de agradecimiento porque seguimos construyendo paz, edificando paz, empeñados en edificar paz y cariño todos los días.

En este sentido, destaco que este jueves la Asamblea Nacional aprobó en sesión plenaria, la ley Cultura de Diálogo, Reconciliación, Seguridad, Trabajo y Paz en Nicaragua.

Dijo que se trata de una propuesta de cultura de diálogo, entendimiento, prácticas en la comunidad, encuentro y sobre todo el trabajo de todos por la paz, por la paz que nos garantiza bienestar, que nos garantiza progreso, prosperidad. La paz como fundamento de todas nuestras acciones como pueblo, como familia, como gobierno. La paz, la paz, la paz, como decía y nosotros recogemos todos los días nuestro Rubén Darío, nuestro gran Rubén Darío”, dijo.

Agregó que los nicaragüenses estamos cada día fortaleciendo esa paz para que podamos trabajar con tranquilidad, para que podamos desplazarnos por nuestra patria linda, libre, con tranquilidad para que, desde nuestra patria, y nuestra esperanza podamos avanzar.

“Aquí estamos, cantando alabanzas al señor, alabando su nombre, alabando y agradeciendo sus maravillas porque su consejo desde la antigüedad son verdad y firmeza”, subrayó.

La compañera Rosario Murillo dio lectora de Isaías 25

Cántico de alabanza por el favor de Jehová

1 Jehová, tú eres mi Dios; te exaltaré, alabaré tu nombre, porque has hecho maravillas; tus consejos antiguos son verdad y firmeza.
2 Porque convertiste la ciudad en montón, la ciudad fortificada en ruina; el alcázar de los extraños para que no sea ciudad, ni nunca jamás sea reedificado.
3 Por esto te dará gloria el pueblo fuerte, te temerá la ciudad de gentes robustas.
4 Porque fuiste fortaleza al pobre, fortaleza al menesteroso en su aflicción, refugio contra el turbión, sombra contra el calor; porque el ímpetu de los violentos es como turbión contra el muro.

Destacó que “todos los días cantamos nuestras alabanzas al señor para que nos renueve, y renueve nuestro espíritu con fortaleza y la mayor fortaleza es esta capacidad de proclamar, trabajar por y defender la paz todos los días”.

Hizo énfasis que estamos a las puertas de otro fin de semana, precisamente para desplazarnos de un lugar a otro, “dándole gracias a Dios, porque tenemos tranquilidad, tenemos armonía, que vamos contrayendo y fortaleciendo poco a poco, porque somos de familia, de familia y de comunidad, nos visitamos como familia, vamos de un municipio a otro, disfrutamos de nuestras riquezas patrimoniales, nuestros paisajes, disfrutamos también de nuestras festividades, nuestra gastronomía y todo lo que cada fin de semana se despliega en cada rincón de Nicaragua para dar la bienvenida al sábado y domingo y disfrutar y cantar las alabanzas al señor, disfrutar la alegría de vivir en paz".

LEA TAMBIÉN: