En el sector de la Universidad Politécnica (UPOLI) en el distrito VI, los pobladores que habitan cerca de esa universidad, denunciaron que las últimas noches han sufrido el acoso de grupos de pandillas en la zona. 

Estas pandillas incluso han estado realizando cobros a las familias de Villa Rubén Darío, Villa Rafaela Herrera, Villa 9 de junio y las Amércias 1,  para permitir su paso en la zona.

"Estamos sufriendo mucho y tenemos miedo los habitantes de este sector, porque aquí todos los días un grupo de adolescentes encapuchados salen de los barrios aledaños, ponen barricadas, pasan con lanza morteros y salen del barrio, nos han puesto como zona de combate", destaca una pobladora, quien se queja de las calles pura piedras y de la inseguridad que se respira en la zona.

"Soy madre y siento el dolor de las madres que perdieron sus hijos, yo también perdí mis hijos, pero tenemos que analizar la situación y ser pacificadores para que no halla más derramamientos de sangre. La guerra no la quiero. Ya la viví en su máxima expresión y estas personas que andan ahí ni habían nacido cuando se dio la guerra. Yo les digo a todos que estoy con el sentimiento de las madres, me duele mi corazón, pero no nos están respectando nuestros derechos humanos, no nos dejan dormir, estamos acorralados, andan con huleras y canicas y se las tiran a la gente". comentó muy molesta.

UPOLI1

Tanto la noche del miércoles, como la de este jueves, los pobladores, cansados de la violencia, apagaron varias llantas que habían sido incendiadas para obstaculizar el tráfico vehicular, generar el caos y meter en miedo a la población.

“Hay problemas entre los vagos del barrios aledaños y estudiantes, aquí la policía no está presente”, manifestó otro de los pobladores.

El grupo de chavalos encapuchados, ya en horas de la tarde, comienza a organizarse, “no se sabe de dónde vienen y comienzan con aquellas bombas. Ya no estamos haciendo la vida rutinaria, se ha entorpecido todas las tareas que uno tiene. Yo les pido a las madres que cuiden a sus hijos, es un legado del señor, que no anden en la calle. Vi pasar un niño de 7 años, y me dijo que andaba colaborando. La guerra es dura. Llamó a la reflexión, los amo mucho, pero la violencia venga de donde venga no es buena”, comentó la pobladora.

“Las personas enfrentadas nada tiene que ver, ni con los vecinos de esta colonia ni con las personas que están en una universidad, ellos están viviendo su momento de victoria, de éxito, de protagonismo. Ahí, en donde se desatan encontronazos, las victimas es la ciudadanía común, los que vivimos aquí que ya no aguatamos más”.

Pandillas

 "Son pandilleros"

Las personas enfrentadas nada tiene que ver, ni con los vecinos de esta colonia ni con las personas que están en una universidad, ellos están viviendo su momento de victoria, de éxito, de protagonismo. Ahí, en donde se desatan encontronazos, las victimas es la ciudadanía común, los que vivimos aquí que ya no aguatamos más”, dice una pobladora quien le hace un llamado a los padre de familia de esos jóvenes a que asuman su responsabilidad y que no dejen salir en horas de las noches a sus hijos.

Agrega que noche a noche todos los vecinos has estado lamentado esta situación de zozobra que les ha tocado vivir, “lamentablemente estamos a unas cuantas cuadras donde se ha concentrado un grupo de personas que nada tienen que ver protesta. Se mueve por intereses entre pandillas, por sinsabores que hay entre un barrio y otro. Están aprovechando para cobrarle a la gente, maltratar a los transeúntes, registrar a las personas y en toda forma alterar la vida cotidiana que todos estábamos viviendo”.

La población relata que ellos son testigos de como las “fiestas” comienzan después de las seis de la tarde. “Sus fiestas tiene que ver con el licor y muchas otras cosas, se vuelan (morteros) de aquí para allá. Se ha visto también botellas de licor acaparadas en grandes cantidades, son personas que son irracionales, que actúan bajos los efectos de esas sustancias”.

Ella pide a las autoridades que pongan coto a este asunto de una vez por toda. Que se haga el llamado a los padres de familia, y si son menores, que los tome el Ministerio de la Familia y se los lleva a sus padres. “Que los haga firmar un compromiso, que van a ejercer una tutela adecuada, sino lo hará el estado”.

El hombre, quien dice que todos los días recibe llamadas de familiares preocupados preguntándoles sobre las noticias falsas que circulan en las redes sociales, desestancó que en el sector no se han dado combates entre la policía y los que jóvenes que están en la Upoli.

“Si se ha dado es entre ellos mismos, hay fracciones entre esos vándalos pagados por personas que no hemos podido identificar. Nos hemos dado cuenta que está de por medio el MRS incluso hay persona ajena a la universidad. Los vigilantes están desarmados, los que están a cargo de los portones son esos muchachos”.

La situación en la zona es difícil. Los jóvenes encapuchados lanzan morteros al camión de la basura y la misma se ha acumulado en las zonas cercanas a la universidad. Las rutas de transporte colectivo no pasan. “Estamos hastiados de violencia, de que nos intimiden con sus armar hechizas”, se quejó el hombre.

UPOLI1

Otro vecino que por razones de seguridad no dio su nombre señala que en cierto momento la población los apoyó pero, arriaz del día 20 la policía desalojo a los estudiantes y ya desde el 21 de abril están a merced del vandalismo.

“Son personas que no son ni de la colonia, ni de la universidad. Cobran peaje, te exigen que te quites el casco si vas en moto, abrir las puertas del vehículo”.

Agrega que ellos como comunidad organizaron una comisión de vecinos y fueron a hablar con ellos para que se retiraran, “les sacamos su basura porque ya no se aguanta, y nos trataron de manera hostil”.

Con su rostro cansado, por los días sin dormir, una abuelita del sector de Villa Rubén Darío cuenta que cada vez que escucha la explosión de morteros le dan ganas de vomitar por los nervios.

No me dejan tener tranquilidad, esos morteros son desde en la mañana, no me dejan dormir por estar tirando los morteros, relata con la voz quebrada para luego liberar un llanto de angustia.

Sus familiares destacan que ella está muy enferma por la situación que se vive en la zona y que sus pies se le han inflamado de los mismos nervios.

Otra pobladora no tiene reparo es decir que “son vagos. Estamos aburridos, nos amenazan, ahí (en la UPOLI) solo hay delincuentes. Aquí pasan con pistolas hechizas, ese chavalo que dicen que lo baleó la policía, el mismo se dió con el mortero, aquí las chavalas pasaron gritando ¡médicos, médicos!, ellos mismos lo curaron”.

La indignación de los pobladores de la zona de las Américas Uno se refleja en las declaraciones de esta señora que destaca que si cualquier ciudadano se introduce en la UPOLI se van a dar cuenta que ahí están los estudiantes desaparecidos.

“Ahí están metidos. Ahí están. Mi niña no quería ir a clase hoy y yo le dije que tenía que ir. Hay tres colegios cerca sin recibir clase, por lo mismo, por los miedos, son delincuentes, es lo que hay en la UPOLI”, destaca.

"Desaparecidos están en la UPOLI"

Agrega que los supuestos desaparecidos que denuncian las personas que están en protestano están desaparecidos, ahí están, ¿dónde están? en la UPOLI. Los estudiantes vengan a ver como tienen su universidad. Es una guarida de malandrines, dándole color a las Américas, que vengan los maestros, directores y estudiantes que lo vengan a sacar, que den ejemplo que son universitarios de verdad que ellos son los dueños de la UPOLI”.

Una pobladora de la colonia Rafaela Herrera dijo que “todo el mundo tenía que ver con la universidad, ¿ahora qué?, es peor que una cárcel, porque ellos la tienen así, la han destruido todita, hasta las mesas de las pobres mujeres que vendían ahí la pusieron de banderas, ahora ya la UPOLI no se conoce, antes era la mejor universidad, ahora la tiene toda destruida, comenta.

En todo momento destaca que no son estudiantes lo que están en la protesta de la UPOLI, “son pandilleros, gente que no son de aquí".

Agrega que en la zona hay tranques, “no hay pasada, ellos (los supuestos estudiantes) registran los carros y las personas. Día y noche pasan tirando bombas, eso es día y noche, ¿con qué necesidad están tirando bombas a las 1 o 2 de la mañana?”

 Finalizó diciendo que ella no pertenece a ningún partido político. “Yo son soy ni liberal, ni sandinista, ni danielista. Ellos ponen tregua de que van a sacar a Daniel en 7 días, es absurdo, en qué cabeza cabe. Que lo dejen. Ellos mismo lo eligieron, porque lo quieren sacar si ha hecho buenas cosas. Quién lo va a hacer cuando él se vaya. Ellos lo que están haciendo que haya más ladrones y delincuentes, ellos no quieren gobierno, quieren matar a quienes les da la gana”.

UPOLI1

UPOLI1

UPOLI1

UPOLI1

UPOLI1

UPOLI1

UPOLI1

UPOLI1

UPOLI1

UPOLI1

UPOLI1

UPOLI1

UPOLI1

UPOLI1

UPOLI1

UPOLI1

UPOLI1

UPOLI1

UPOLI1

UPOLI1

UPOLI1

UPOLI1

UPOLI1

UPOLI1

UPOLI1

UPOLI1

UPOLI1

UPOLI1