El llamado de las familias del barrio Francisco Meza es trabajar juntos para erradicar el mosquito transmisor del dengue, el zika y el chikungunya.

"Nada remedio fumigando yo, si mi vecino no fumiga. Y como él no fumiga el zancudo se viene para dónde estoy yo, hay que abrir las puertas y cuando se vayan dejar cerrado para que se muera el zancudo", comentó don Mercedes Centeno, habitante del barrio donde este lunes inició nuevamente el ciclo de fumigación.

De acuerdo a las autoridades de salud, en este barrio el 30% de las personas no permiten el ingreso de los brigadistas a las viviendas.

Sin embargo, la mayor parte de ellos ya conocen la importancia de combatir juntos estás enfermedades y saben cuáles son las medidas a tomar en sus hogares.

"Nosotros siempre dejamos que entren a fumigar. Manejamos limpios los barriles, no tener utensilios con agua, manteniendo esa higiene no se reproducen los zancudos", comentó Rosaura Gómez.

El Doctor César Castillo, Director del Centro de Salud Francisco Herrera, recordó que la fumigación a pesar de que está destinada a matar el zancudo adulto, no es la medida definitiva para el control de este tipo de vectores.

"Tenemos que adoptar una serie de medidas que van de la mano a la fumigación. Entre ellas está la abatización, la eliminación en los depósitos que pueden convertirse en criaderos de zancudos y en el manejo correcto de todos esos depósitos", precisó.

Otra de las recomendaciones es mantener limpio de basuras las calles y aceras, porque a pesar de estar entrando la etapa de verano, aún ocurren algunas lluvias que pueden propiciar la propagación del mosquito.