Con el objetivo de mejorar la atención en salud y en este caso a las mujeres, en el Hospital Escuela Bertha Calderón, inició el Primer Diplomado Nacional e Internacional dirigido a Médicos Obstetras para el manejo de la Hemorragia Postparto y Acretismo Placentario, en el que participan 25 médicos y cirujanos ginecólogos.

Este tipo de complicaciones en la mujer embarazada constituye la principal causa de morbilidad y mortalidad en el mundo.

En Nicaragua gracias a las preocupaciones del Gobierno Sandinista por capacitar a los especialistas ginecólogos y obstetras, se ha alcanzado una reducción significativa en este tipo de muertes, colocándonos en el primer lugar en Centroamérica y segundo lugar en América Latina.

“Estos logros en medicina han sido gracias a los esfuerzos del Gobierno del Presidente Daniel Ortega Saavedra y la Compañera Vicepresidenta Rosario Murillo, en equipar las unidades de salud, capacitación al personal humano, compra de insumos, instalación de nuevas tecnologías y técnicas quirúrgicas que cada vez se van mejorando a diario”, dijo el doctor Néstor Pavón, Especialista en Medicina Materno Fetal del Ministerio de Salud.

Hoy en el hospital antes mencionado se realizó el primer encuentro internacional de este módulo científico médico, en el que estuvieron los especialistas Albaro Nieto de Colombia y José Palacios Araquemada de Argentina. Los 25 médicos protagonistas de este diplomado, vienen adquiriendo nuevos conocimientos desde abril pasado y se tiene planificado concluir los estudios a finales de noviembre próximo.

“Los especialistas nicaragüenses durante 9 meses estarán en este proceso de entrenamiento con rotaciones en el Hospital Bertha Calderón, como centro de referencia para la hemorragia en el país. Cualquier paciente en el país, diagnosticada y detectada, se traslada a este centro hospitalario y se prepara un equipo interdisciplinario en el que participan 10 subespecialidades, entre anestesia, cirugía, cuidados críticos, cirugía, pediatría, medicina interna, ginecología, con el fin de poder abordar adecuadamente a la paciente, preparar sus condiciones para el nacimiento y hacer un abordaje quirúrgico”, explicó Pavón.

Cada uno de estos médicos protagonistas de este diplomado, serán certificados por la Facultad de Ciencias Médicas de la UNAN-Managua, como parte de las coordinaciones entre el Consejo Nacional de Universidades, Ministerio de Salud y Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional. Una vez graduados del diplomado, estos 25 especialistas multiplicarán los conocimientos a otros doctores del país, a fin que los índices de muertes maternas y neonatales se continúen reduciendo a su mínima expresión.

El doctor Albaro Nieto, destacó el interés de las autoridades de salud de Nicaragua, por mejorar los conocimientos científicos, a los especialistas del país, lo que redundará en proteger la vida del bebé y de la madre.

“Aquí hay excelentes perinatólogos y ginecólogos que han resuelto por muchos años esta patología compleja, pero lo que quiere la Universidad de Managua y el Ministerio de Salud, brindarles a los profesionales un mapa como mental y un protocolo de manejo que les facilite las cosas y que puedan replicar estos conocimientos, para eso han seleccionado 25 médicos de todas partes del país, para que ellos vuelvan a sus hospitales y repliquen esto con sus colegas y las personas se beneficien”, valoró Nieto.

El doctor Wálter Daniel Martínez Ramírez, originario del Caribe Norte, agradeció al Gobierno Sandinista y al Ministerio de Salud, por permitir a médicos nicaragüenses actualizar y adquirir nuevos conocimientos en la atención materno infantil.

“Gracias a nuestro Gobierno por brindar estos conocimientos, que nos han ayudado mucho a actualizar las medidas o técnicas especiales para disminuir lo que es una de las principales complicaciones de morbilidad en las mujeres, tal como lo es la hemorragia postparto, gracias al Gobierno que se interesa por mejorar la salud de la población para brindar más vida”, expresó Martínez Ramírez.

Antes de retomar la administración del país, el Gobierno Sandinista con su Revolución Popular, el índice de muerte por estas complicaciones era entre 100 y 110 por cada 100 mil nacidos vivos, ahora gracias a la implementación del Modelo de Salud Familiar y Comunitario, la cifra está en 34 muertes por cada 100 mil nacidos vivos.