La doctora Ana Julia Guido, es la Fiscal General de la República de Nicaragua, que recientemente fue condecorada por el Presidente Daniel Ortega con la Orden Augusto C. Sandino.

Guido, concedió una entrevista al periodista Alberto Mora, del Programa Revista En Vivo, en la cual relata episodios de su vida como guerrillera y militante del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

Originaria de Matagalpa, la doctora Guido, recuerda con orgullo su procedencia y a sus padres, don Julio César Guido y doña  María Ochoa, ambos colaboradores del FSLN, cuyo domicilio se había convertido en casa de seguridad para guerrilleros y colaboradores de la organización.

También relata que dos de sus seis hermanos, Julio José y Leonel, fueron asesinados por la guardia somocista. El primero el 25 de julio de 1977 a los 15 años y el segundo el 19 de julio de 1979.

Durante la entrevista la doctora Guido, rememoró cómo fue su primer acercamiento al Frente Sandinista. "Las primeras personas que comenzaron a hablar conmigo y a decirme si quería trabajar con el Frente, fueron René Núñez y Juan de Dios Muñoz" a quienes describió como compañeros extraordinarios y humildes.

"Fueron para mí los mejores maestros que yo pude haber tenido en los primeros pasos que yo di en el Frente Sandinista. Me siento honrada de haber tenido a dos grandes compañeros que fueron ejemplo en el Frente Sandinista, que fueron los militantes de los cuales Carlos Fonseca hablaba que debía ser un militante del Frente Sandinista", dijo Guido.

Relato que en octubre de 1974, se le asignó su primera tarea junto a los compañeros René Vivas, Aurelio Carrasco (Chicón) Luis Hernández, Pedrito y Carlos Agüero, quien era el  jefe del grupo.

"El 18 de diciembre salimos rumbo a Abisinia, había un banco. El mismo día nos explicaron que la operación era una recuperación económica", indicó, señalando que en ese momento el  Frente Sandinista necesitaba abastecerse  y conseguir recursos para poder sostenerse.

"Llegamos al banco de Abisinia, afuera se quedó Juan de Dios, al volante del vehículo, se quedó Aurelio Carrasco y se quedó Jacinto Hernández. Entramos al banco René Vivas, Carlos Agüero y yo", donde se desarrolló la operación sin nada de violencia.

"Se les dijo aquí a nadie le va a pasar nada, todo está garantizado, su vida, aquí a nadie se le va a hacer daño. Esta es una acción del FSLN lo que pretendemos es buscar recursos para el Frente Sandinista para seguir haciendo acciones y para poder sostener a la organización que lo que busca es luchar por la liberación del pueblo de Nicaragua, luchar en contra de la guardia somocista, etc etc", rememoró.

Destacó que la operación fue muy rápida y después de salir del lugar, una parte de los compañeros se fueron a la montaña, mientras que ella y Juan de Dios, regresaron a la ciudad.

Con el pasar de los días, la guardia realizó operativos para capturar a todos los implicados en la acción de Abisinia, en ese momento capturaron a los tres hermanos Núñez, a Carlos Argüello, a Adrián Molina y a Jaime Cuadra.

Recibió orientación para salir hacia León, y el día 28 de diciembre, al amanecer, iban en un bus de Matagalpa a León, cuando conocieron del asalto a la casa de Chema Castillo, que un grupo de guerrilleros sandinistas habían ejecutado.

Una vez en León, se dirigió al municipio de Telica, para hacer un campamento en la casa de una familia campesina. En esta oportunidad conoció al Comandante Tomás Borge, quien les dio clases de historia política.

La doctora Guido reconoce que los colaboradores también exponían su vida igual que los guerrilleros, "los colaboradores jugaron un rol importantísimo en el Frente Sandinista".

Otro episodio que recuerda con mucha tristeza, es la muerte de varios compañeros de lucha.

El "05 de noviembre de 1976 nos matan a dos compañeros a Leonardo Leal Espinales y a Jorge Matus Téllez, los matan en Lisawe, en la comunidad El Plátano... Dos días después matan a Carlos Fosneca. Para nosotros fue un golpe fuertísimo habernos matado a los dos compañeros que estaban en el grupo con nosotros, eran parte de la misma escuadra y después a los dos días matan a Carlos Fonseca. fue un golpe durísimo para nosotros".

Al siguiente año, el 15 de septiembre de 1977 ella fue capturada por la guarda, en el río Wani, en Siuna. Terminó condenada por un juez en Puerto Cabezas, aislada en una celda, y 9 meses después fue liberada y regresó a Managua. Posteriormente se volvió a integrar a la lucha del Frente Sandinista, pero en esta ocasión fue destinada a labores en el campo, en la zona de Estelí.