La Vicepresidenta Compañera Rosario Murillo, destacó el lanzamiento de las fiestas patrias este jueves, que coincidió con el 153 aniversario del tránsito a otro plano de vida del Héroe Nacional General José Dolores Estrada.

"Hoy es 11 de agosto y se cumplen 153 años del tránsito a otro plano de vida del General José Dolores Estrada. Murió en Nandaime, 153 años hace. Y hoy 11 de agosto hemos lanzado las fiestas de la patria bendita y libre ahí en San Jacinto, símbolo de nuestra identidad, nuestra lucha por la soberanía nacional que nos caracteriza, siempre llenos de a Nicaragua en la histórica hacienda de San Jacinto, que refleja nuestro espíritu de luchas y de victorias, de trabajo y paz, de defensa de lo sagrado que es nuestro de las familias nicaragüenses, de defensa de nuestro honor y nuestro decoro nacional", expresó.

"En San Jacinto dijimos somos patria bendita y libre y fraternal y solidaria, de familia, de fe, de comunidad, de confianza en Dios, patria buena, patria bendecida, prosperada, victoriosa, patria libre", proclamó la Vicepresidenta.

"Allí estuvimos y hoy precisamente al lanzar las fiestas de la patria bendita y libre en toda nuestra Nicaragua, decimos: Somos esa patria libre, digna, soberana, de todos, de amor  y esperanza. Patria valiente, noble, aguerrida y fuerte. Hay patria, somos patria caminando en horizontes de paz y porvenir. Somos patria de todos y para todos, de hermandad y buena voluntad. Somos patria bendita y libre y con nuestros colores, nuestros vigores, nuestros amores, vamos adelante siempre más allá, trabajando, estudiando, prosperando, orgullosos y seguros, alegres y fortalecidos", agregó.

Rcordó que "somos patria bendita y libre, con fe y  energías desplegándose, corazón sublime porque hay patria bendita y libre, pueblo, patria admirables, fuerza de victorias. Nos sentimos tan orgullosos, tan llenos de la gracia de Dios porque somos nicaragüenses de verdad amantes de nuestros colores, de nuestra bandera, de nuestros símbolos que nos son a cada uno de nosotros sagrados, benditos. que respetamos, que valoramos, que sentimos en lo profundo de nuestros corazones. Sabemos que tenemos el también sagrado deber de defender la patria".

"Banderita mía yo te doy mi amor, para defenderte muy valiente soy. Eso aprendimos desde niños en las escuelas. Y así a través de las distintas etapas, momentos, circunstancias de nuestra historia nos hemos mantenido como pueblo de Dios, bendecidos porque sabemos apreciar, valorar, distinguir los símbolos sagrados y nunca manosearlos y nunca debilitarlos, al contrario fortalecerlos y siempre avanzar desde esos colores, vigores y amores que nos representan a todos y que deben unirnos a todos alrededor del bien común", expuso.

"Qué linda, linda es Nicaragua, bendita de nuestro corazón. Y si hay una tierra en todo el continente, hermosa y valiente, esa es nuestra Nación. Qué viva esta Nicaragua siempre bendita, siempre libre y llena de amor", dijo la Vicepresidenta Compañera Rosario Murillo.