Una nueva jornada de vacunación voluntaria contra el coronavirus se realizó en el barrio Grenada, del distrito cinco de la capital.

En esta vacunación aprovecharon para inocularse no solo las personas que se encontraban en sus casas, sino que no dudaron en ponerse la dosis los transeúntes, gente que trabaja en los alrededores, personas que iban al mercado o hacer mandados en sus vehículos y motos.

Esta estrategia de vacunación casa a casa permite a la población recibir la dosis de manera más rápida y segura, sin tener que hacer grandes filas en los centros de salud u hospitales.

minsa

“Tenemos un equipo de evacuación donde participan médicos y enfermeras que buscan a las personas que están con los esquemas incompletos, las personas que aún no se han aplicado la primera dosis, las embarazadas, niños, adultos y ancianos”, explicó el doctor Domingo Castro, director del centro de salud Pedro Altamirano.

El médico resaltó que esta estrategia en el país ha tenido un gran éxito.

“Vamos a visitar más de 1200 familias en todo el barrio y esperamos que la comunidad participe, nos muestren sus tarjetas para confirmar la vacuna que le corresponde”, indicó.

Uno de los ciudadanos que se encontraba dándole mantenimiento a un vehículo en su lugar de trabajo, expresó que esta es una gran oportunidad para cuidar la salud y la vida.

minsa

“Vienen hasta las casas y uno se ahorra tiempo. Los adultos mayores que no pueden caminar mucho se ahorran estarse cruzando las calles. En mi caso yo fui uno de los primeros que me vacuné y ahora me estoy aplicando la tercera dosis para seguir sin correr mucho peligro”, mencionó Santos Urbina.

“Asimismo, la señora Manuela Pastora Dávila, quien iba acompañada de su esposa en una moto rumbo al mercado, se puso la dosis de refuerzo".

“Voy al mercado y al ver a los médicos me decidí vacunar porque no había podido ponerme la tercera dosis. Gracias a Dios siempre me han atendido rápido y vemos ahora que nos están facilitando la vacunación al venir a las casas”.

minsa

“Agradezco por su trabajo a los médicos y enfermeras. Hay personas que no quieren vacunarse, pero es importante ponerse todas las vacunas y a seguirse cuidando”, añadió.

En la casa de Yahoska Canlas todos se pudieron las dosis que les hacían falta. Niños y adultos presentaron su tarjeta de vacunación.

“Hoy nos vacunamos tres personas, mis hijos y yo. Le damos gracias al gobierno y al Minsa por esta atención de calidad. Se está viendo que se preocupan por el pueblo al estar visitando casa a casa para que estemos protegidos”, señaló.