El periodista italiano Fabrizio Casari, investigador y editor de un periódico en línea en su país, aseguró que Nicaragua tiene la razón frente a las agresiones y la guerra mediática de Estados Unidos y sus aliados y en el proceso que lleva a cabo para desmantelar la red de financiamiento ilegal del golpismo con financiamiento del exterior para destruir al país y al gobierno legítimo nicaragüense.

Casari conversó este miércoles, vía Zoom, con el periodista Alberto Mora, de la revista En Vivo del Canal 4 de televisión y comentó las últimas agresiones a Nicaragua de parte de Estados Unidos y algunos países europeos, que datan desde la década de los 80, con el triunfo de la Revolución Popular Sandinista.

El periodista italiano ha escrito recientemente sobre la campaña mediática de los medios derechistas, en un artículo titulado "Nicaragua: La columna infame" sobre las agresiones contra nuestro país y el derecho que tiene el gobierno nicaragüense a investigar el financiamiento ilegal al golpismo, para promover violencia, terrorismo y derrocar al gobierno sandinista.

Dijo que desde 1984 viene a Nicaragua, conoció y vivió en el país. Nicaragua para mí es un paradigma, es un paradigma emocionante no solo en materia política sino por experiencia”.

Señaló que en el caso de Nicaragua se trata de un país poderoso (Estados Unidos) que desde 1979 trata de comerse a un país chiquito, y que incluso se atreve a calificarlo como una amenaza a su seguridad nacional.

Indicó que la investigación que realiza Nicaragua, se da por dos temas. Primero, es la investigación sobre lavado de dinero, el tráfico posible de dinero ilegal que trata de volverse legal a través de operaciones prohibidas.

Esas son medidas que se adoptan en todos los países del mundo, añadió el comunicador italiano.

La misión es derrocar al gobierno sandinista

Resaltó que, por otro lado, todas esas actividades están encaminadas a una misión específica que se llama “golpismo”, para derrocar al gobierno legítimamente constituido. “O sea hay una actividad ilegal, ilegítima y criminal “para desestabilizar al gobierno nicaragüense del Presidente Daniel Ortega y la Vicepresidenta Rosario Murillo”.

“O sea no tendría cabida una investigación contra el golpismo si no hubiera golpismo”, sentenció.

Estados Unidos: Mentalidad enfermiza

Todo eso viene de la mentalidad enfermiza de una país que decide desde 2017 agredir a Nicaragua, mientras el país está progresando, recalcó.

Recordó la intentona golpista de los enemigos de la Revolución en 2018, cuando Nicaragua sostenía niveles de progreso y desarrollo social y económico, lo que hizo retrasar el avance del país.

Señaló que en 2017 Nicaragua venía progresando con un promedio de 4.5, 5 puntos en su economía, con apoyo de los campesinos y toda la sociedad y luego vino la intentona de golpe de estado. Incluso organismos internacionales cerraron sus oficinas porque no tenía razón de estar aquí porque Nicaragua manejaba una política económica sana y transparente.

Dio que Nicaragua presentaba en ese momento perspectivas de un país productivo, moderno, con una infraestructura relevante a nivel regional. “Esto parece que a los gringos no les gustó”, observó, sobre todo por tratarse de ser un país soberano y libre.