La Compañera Rosario Murillo, Vicepresidenta de la República, destacó este viernes 7 de mayo que nuestra Nicaragua camina, siempre, siempre más allá, que quiere decir siempre adelante, “construyendo desde la buena esperanza, y el buen corazón, el porvenir, el porvenir de todos, con derechos para todos, con trabajo para todos, con bienestar para todos, con estudio, educación, ciencia, técnica, tecnología, todo lo que nos introduce en este mundo de hoy”.

Con tanto programa de salud, efectivo programa para cuidar nuestra salud, para proteger nuestra salud, para avanzar sanos, saludables, de mente y de cuerpo, para librar batallas, seguir librando batallas contra todas las pandemias”, agregó.

En este sentido, refiriéndose a la pandemia, la Compañera Rosario Murillo destacó que hay muchas variedades, así como los virus van cambiando y hay variantes de un tipo, y variantes de otro tipo, también hay variedades distintas en pandemias.

La pandemia en salud y las pandemias que desgraciadamente afectan el corazón de alguna gente, y no hablo del corazón como órgano, hablo del corazón como centro de las emociones, hablo del corazón que debe vibrar en amor y paz, según nuestros ideales, nuestros valores, nuestras esperanzas, nuestras enseñanzas nuestros aprendizajes”, comentó.

Les decimos a Dios, Nuestro Señor: Líbranos del Covid-19 y hay una jornada mundial de oración, rosarios, plegarias a la virgen María, a Dios Nuestro Señor, a Jesucristo para que cese de azotarnos esta pandemia que nos ha hecho sufrir tanto como comunidad planetaria, nos ha hecho perder tantos seres querido en todas partes del mundo”.

Y que cese la pandemia de la indiferencia, del egoísmo, de la idolatría, del egocentrismo, de la blasfemia, porque es blasfemia negar el derecho de los que han sido excluidos por los pecadores capitales, negar el derecho al futuro, negar el derecho al bienestar, a la vida digna, al trabajo, a la concordia, blasfemia”, agregó.

Por eso decimos, pandemias que afectan nuestra salud y que el mundo ha transitado con tanto sufrimiento y que sigue transitando con tanto sufrimiento, todos los días”, enfatizó.

Elevamos al Creador nuestras oraciones por todos aquellos seres que parten a otro plano de vida en tantas partes del mundo y elevamos nuestra plegaria al altísimo para que vaya disminuyendo el impacto de esta terrible enfermedad que vemos todos los días en los medios de comunicación, en la televisión, sobre todo como ha impactado en distintos lugares, en los Estados Unidos mismos, al sur de nuestra América en nuestra Centroamérica, allá en Asia, en África, en Europa, en todos lados, como ha impactado y como nos ha arrebatado tanto seres que se han ido a otro plano y ahí queda la ausencia en las familias”.

Y la pandemia de los sentimientos malos, malvados, maldosos, perversos, esos sentimientos que no generan acciones de buena voluntad, esa pandemia que cese también se lo pedimos a Dios todos los días y se lo pedimos a todas las advocaciones de nuestra Madre María, que celebramos en grande en mayo”, reiteró.