Trabajar es mover todos los motivos y todas las virtudes desde la libertad que tenemos de elegir lo bueno y lo mejor, desde esa entrega procurando ser cada vez mejores, porque vuelo y libertad son el destino”, valoró la Vicepresidenta Compañera Rosario Murillo, durante su mensaje a las familias este jueves.

Caminamos con el brillo de nuestros corazones, con las brasas encendidas de nuestros corazones. Caminamos con la fuerza indómita de la certeza de una nueva historia. Caminamos liberando el pasado y asegurándonos que nunca volverá, porque al odio no le es dado habitar entre nosotros, porque la maldad en esta tierra sagrada no puede crecer, porque ni pudieron ni podrán con la fortaleza del amor de los amores, con la fortaleza de la verdad, con la fortaleza de la justicia, con el imperio del amor que todo mueve, con la música iluminada, entusiasta, apasionada y viva de todas las potencias del espíritu humano que crece”, agregó.

Dijo que: “No lo dudamos ni por un segundo: Trabajar como trabajamos es amar. Trabajar como trabajamos es mover todos los motivos y todas las virtudes para seguir venciendo. Pueblo que vence, eso somos. Pueblo que vence y seguimos con Dios que nos destina a futuro de promesas cumplidas. Seguimos con Dios que estimula las dichas, las alegrías, las energías victoriosas. Y seguimos con Dios, son los astros del cielo los que nos acompañan y son ramos de esperanza los que surgen, victoriosas en todos los caminos”.

Sin embargo, recordó que “atravesamos por el bosque de males, que lo conocemos, sin temer por ninguna razón a las serpientes”.

Seguimos con Dios, seguimos en fraternidad, encuentro, derechos, dignidad nacional, decoro nacional, respeto, autoestima. Ojalá se respetarán ellos mismos, aquellos que han perdido el honor, la honra, y sobre todo el derecho a llamarse nicaragüense. ¿Por qué? porque ni piensan, ni viven, ni sienten como nicaragüenses. Buscan serpientes, buscan padrinos para la maldad, pero con los males nunca avanzarán. Con el mal nunca avanzarán”, aseguró.

Aquí crece el amor que construye. El odio que destruye ni pudo, ni podrá. Aquí en esta patria buena, hermosa, libre, alma, vida y corazón para todos, avanzamos con el bien de todos en el alma, en la conciencia y nos acercamos más y más, porque estamos entre todos y por el bien de todos creando futuro y futuro para las familias, para los hogares, para las comunidades, para los que la indiferencia de quienes odian han excluido, han discriminado y pretenden seguir excluyendo y discriminando. Precisamente, porque no hay amor a la patria, no hay sentido de patria, no hay honor, no hay patriotismo en un corazón que está anclado en el odio, desgraciadamente, en la perversión, en la maldad y esos cantos que no son cantos, esos rugidos, esas tempestades las conocemos, y con amor y esperanza cierta vencemos”, dijo.

Tenemos nuestra fe, nuestros valores, nuestra confianza en Dios y sabemos que protagonizamos un modelo de cristianismo, solidaridad complementariedad, de todos, entre todos y por el bien de todos”, remarcó.

La Paz nuestro camino, la Paz nuestra esperanza, la paz nuestro signo, nuestra señal, nuestra huella por estos tiempos de la historia. Dejar huellas como caminantes, huellas de paz, dejar ejemplo, ser ejemplo de paz y bien”, es nuestro deber, señaló la Vicepresidenta Compañera Rosario Murillo.