En esta Nicaragua de amor, de concordia, de familia, de fe y esperanza, nos estamos preparando para la Semana Mayor.

En este sentido la Compañera Vicepresidenta Rosario Murillo expresó que Nicaragua nos invita a quererla y cuidarla, a disfrutarla, cuidándonos cada uno con la responsabilidad que conocemos. A disfrutar nuestra Patria y disfrutar nuestra salud, y cuidar nuestra salud.

Nicaragua esperanza y fortaleza de todos. Aquí nacimos, aquí crecimos, aquí cultivamos corazones buenos. Grandes y victoriosas esperanzas, futuro común para trabajar bendiciendo al amor de los amores por tanto milagro”.

Nicaragua nos invita a disfrutar esta Semana Mayor en familia, cuidándonos y queriéndonos entre bellezas y patrimonios que nos honran como pueblo de fe, de tanta cultura y de tanta tradición”.

Disfrutemos juntos queridas familias, cuidémonos todos, Dios nos lleva con bien. Nos decimos con amor, cuidémonos la semana mayor, es para unión de la familia, para disfrute, para recreación, para trabajo, también”.

Destacó que el trabajo de tantos hermanos y hermanas que en la semana mayor se ganan sus centavos “para seguir mejorando sus vidas, y hay que hacerlo ahora, trabajar y disfrutar cuidando la salud en todos sus aspectos”.

Semana Santa, tiempos de pasión y vida, tiempos para habitar la esperanza de la resurrección”, enfatizó.

Añadió la Compañera Vicepresidenta que son tiempos para vivir en familia, en unión, en abrazo fraternal y solidarios, tiempos para reconfirmar nuestra valiosa y valerosa cultura tradicional entre colores y aromas de patios florecidos y sabores que no se pierden, tiempos para disfrutar y agradecer a Dios por tantos dones a Dios a nuestras familias. Tiempos para la gloria de Dios”.

Semana Santa en nuestra Nicaragua de fe, de hogares, de trabajo y paz. Y semana santa para cuidarnos, disfrutar cuidándonos, cuidando a nuestras familias, cuidando a nuestras comunidades, cumpliendo con todas las medidas que sabemos que debemos seguir aplicando para seguir caminando en luz, en vida, en verdad, en alegría, cuidando y cuidándonos esta Nicaragua bendita, cuidando a nuestros viejitos, a nuestros abuelitos, cuidando a las personas que tienen afectaciones en salud, que ya las tienen, haciendo que las personas que son partes de los programas del Minsa, para atender esos padecimientos crónicos, vayan a vacunarse, cuidándonos con todas las medidas que todos los días se dan a conocer para preservar la vida buena con salud, la vida buena con esperanza, la vida buena con cariño, con ternura, con optimismo, la vida buena con agradecimiento a Dios”.

Porque vivir en Nicaragua, en esta Nicaragua bendita, de fe, de valores de familia, de defensa de la vida, de comunidad, de cariño es un privilegio que Dios nos ha dado, y un privilegio que cuidamos desde ese amor a la Patria, amor Patrio, Cariño entre todos. Encuentro entre todos, trabajo, con todos y por el bien de todos”.

Nuestro Comandante Daniel abraza a todas las familias. El compromiso es invariable, con los jóvenes, con los abuelitos, con las personas con discapacidad, con todos, con las familias trabajadoras del campo y la ciudad, con los comerciantes, las comerciantes, con los emprendedores, con todos los que cada día, al levantarnos, invocamos el gran poder de Dios para que siga iluminando nuestras vidas, que se sigan derramando milagros, portentos, prodigios de la mano suya, en esta Nicaragua de cristianismo, de fe, de valores, de una cultura que custodiamos, que no perdemos, de defensa de la vida, de defensa de la salud, de defensa del derecho que tenemos todos a vivir con dignidad trabajando seguros para prosperar, para vencer la pobreza”.

Ese es el adversario, lo decimos todos los días, es la pobreza. Quienes han promovido pobreza, quienes han promovido atracos, quienes han promovido la venta de la Patria en uno y otro tiempo, Dios mío, que la Semana Santa permita que sus corazones se abran para hacer bien, para arrepentirse como dicen y para sumarse a los esfuerzos que debemos realizar todos juntos para que avancemos en concordia, con cariño y con derechos, sin exclusiones, sin discriminaciones, con derechos para todos, porque todos somos hijos de Dios y todos nacimos, hemos crecido y hemos aprendido a querer cada vez más esta Patria Nuestra”.

Adelante compañeros es nuestro el porvenir, que tengamos una buena tarde hoy, mañana viernes último día de trabajo para las instituciones o los trabajadores que van a movilizarse a sus municipios a sus pueblos a estar con su familia. Bueno, y nosotros aquí quedamos trabajando duro para servirles, y lo hacemos con alegría con orgullo, orgullo de ser nicaragüense, orgullo de nuestra historia, orgullo de nuestra trayectoria, y orgullo de servir, cómo nos sentimos de orgullosos y privilegiados de poder servir a este pueblo bueno, noble, a este pueblo valiente y digno de nuestra Nicaragua siempre bendita y siempre libre”, finalizó.