Este 10 de diciembre, se inauguró la vivienda digna número 349, que restituye los derechos y les ofrece una mejor calidad de vida a una familia más del barrio Naciones Unidas, en el Distrito V de Managua.

La compañera Reyna Rueda, alcaldesa de Managua, dijo: “Estamos muy contentos esta tarde; una restitución de derechos más, una familia más, que se le transforma la vida, a través de la entrega de esta vivienda digna, solidaria, pero, sobre todo, segura”, manifestó.

Agradeció al hermano pueblo y gobierno de Taiwán, por la cooperación, acompañamiento y solidaridad, para con el pueblo y gobierno de Nicaragua.

Con estas 349 familias, que el día de hoy estamos entregando, la número 349 (vivienda digna), pero aquí en el barrio Naciones Unidas sería la número 15 (vivienda digna), que entregamos en este barrio”, refirió la compañera Rueda.

CASA

Nosotros, realmente nos sentimos privilegiados, al servirle a la familia, somos un equipo al servicio de la familia; nuestra alcaldía, es su alcaldía y por eso estamos aquí nosotros gozosos, muy felices, de fiesta en el barrio, por la entrega de esta vivienda solidaria”, comentó.

Proyecto que impulsa nuestro buen Gobierno

La compañera Rueda destacó la fe de la familia en el proyecto de la vivienda digna, que impulsa nuestro buen Gobierno, del comandante Daniel Ortega y de la vicepresidente la Compañera Rosario Murillo.

Comentó que en nuestro Plan de Inversión para el año 2021, vamos a construir 500 viviendas más, aparte de ese proyecto hermoso Bismarck Martínez. Y de eso se trata este proyecto de amor y de cariño, de proyección a la familia; familias que ahora son escuchadas y resolvemos la problemática, a la medida de las posibilidades”.

CASA

Por su parte, el señor Iván Lo, en representación del señor Jaime Wu embajador de Taiwán en Nicaragua, expresó.

Hoy estamos entregando la casita (vivienda diga) número 349. En los últimos dos años, ya hemos entregado, una por una, hasta hoy día llegamos a la 349”, refirió.

Dijo que es un proyecto para restituir los derechos de la población, que ha traído tanta alegría para las familias y que les mejora la calidad de vida.

En tanto, Margarita Acuña, hija de la dueña de la vivienda digna doña Nidia Altamirano, expresó muy emocionada.

CASA

Mi mamá es la dueña, pero ella no pudo venir, pero yo estoy en representación de ella, yo soy su hija. Estoy alegre, porque estoy bendecida, primeramente con Dios, y segundo, con el gobierno porque se preocupa por los pobres”, agradeció.

Agregó que si viene el invierno recio, que venga, porque gracias a Dios ya no nos vamos a mojar”.

Aseguró que van a recibir la Navidad, alegre con una casa digna.