La compañera Rosario Murillo, vicepresidenta de la República destacó el hecho que sigue lloviendo en diferentes partes del país, no obstante, dijo que el Gobierno de Nicaragua siempre al frente, dispuestos con toda su capacidad y todas sus fuerzas a servirle al pueblo.

Sigue lloviendo, como aquella canción que conocíamos: Sigue lloviendo en mi corazón y la lluvia cae, cae. Y nosotros decimos, recibimos esta lluvia como agua bendita y al mismo tiempo seguimos preparados, organizados, seguimos siempre al frente, dispuestos con toda nuestra capacidad y todas nuestras fuerzas a servirle a nuestros pueblo y a visitar los puntos, vulnerables, los puntos críticos de manera que la familias tengamos más y más conciencia de riesgo y estemos más y mejor organizados para enfrentar estos tiempos, este clima, que no es preciso, un día hay un pronóstico, otro día hay otro pronostico”.

Probabilidades de una baja presión

Informó que por lo pronto el Ineter hizo este lunes 9 de noviembre recomendaciones por las probabilidades de una baja presión que puede darse, según los especialistas, y que puede convertirse en otro disturbio, pero cuya ruta no está definida.

Hablan de una depresión tropical, pero con 50 por ciento de probabilidades de desarrollo, y todavía no se precisa ruta, porque estamos viendo en los mapas que incluye la nota, que por el momento está en el Caribe, frente a Colombia, Venezuela y Haití, y en estos casos es imposible determinar cuál es el rumbo, por lo menos hoy”, comentó.

Dijo que, dentro de unos días, en vigilancia permanente vamos “a ir obteniendo más certeza de por dónde va, si a Centroamérica, o sigue por el Caribe y que es lo que corresponde hacer, vigilar desde las instituciones especializadas y continuar en esta alerta preventiva y protectora que tenemos decretada de manera permanente en todo el país”.

Destacó la compañera vicepresidenta que en Nicaragua tenemos una alerta que nos protege a todos y que es para todos los eventos, “no solamente las depresiones tropicales o las tormentas, o los huracanes como el que acabamos de vivir, sino también por erupciones volcánicas, por temblores, deslizamientos o por lo que puede ser las consecuencias de periodos largos de lluvias que saturan los suelos de lluvia, empapados como decimos popularmente, pueden provocar esos percances, que tenemos que estar atentos a prevenir para que no nos quite valiosas vidas”.

Lo dijimos ayer, no hemos perdido vida, gracias a Dios, desgraciadamente siempre hay en la minería artesanal imprudencias y no se puede medir, porque las personas todavía en ese sector de trabajo, no toman en cuenta todas las advertencias. Los hermanos que murieron en las minas, no tuvo eso nada que ver con el huracán. El huracán todavía estaba en el Océano, fue un accidente de los que desgraciadamente son frecuente en la minería artesanal”, enfatizó.

Como explicaba ayer en Comandante (Daniel Ortega), son accidentes y son incidencias que se producen desde una forma de trabajo que está tratando de ordenarse, garantizándole la seguridad en el oficio, la seguridad en el desarrollo de las tareas y luego la garantía de lo que ellos están recogiendo, es adquirido por las empresas mineras para garantizar el sustento de la familia”.

Reiteró que el Gobierno de Nicaragua estará muy pendientes de este fenómeno que todavía no se define. “Estamos sí, manteniendo todos los niveles de organización, prevención, de alerta y las visitas de alcaldes, vicealcaldes, equipos municipales, las brigadas municipales de prevención, atención y protección de la vida”.

Imagínense fue este modelo de presencia directa, de trabajo con la comunidad y en la comunidad, comarcas, barrios, caseríos, el que nos hizo, nos ayuda a transitar la pandemia con más cuidado por todas las recomendaciones que se iban dando sobre la responsabilidad de cada uno, y la responsabilidad de la comunidad en el cuidado de la salud que es promoción de vida. Y este modelo también es el que aplicamos en momentos como estos, en todo el país, amparados además con las alertas amarillas, verdes que se mantienen siempre decretadas de manera preventiva y protectora”.

Donación del pueblo de Taiwán 

La compañera Rosario Murillo también agradeció grandemente la donación recibida del pueblo y Gobierno de Taiwán.

Añadió estar pendiente de todas las actividades que se están impulsando desde el Sinapred.

Hoy en la mañana amaneció un poco más bajo el río Wawa, incluso ya se puede transitar, pero nosotros desde ayer tomamos la decisión de enviar el apoyo para las familias que perdieron, sobre todo en las comunidades del Caribe Norte, los techos, empezar a mandarlos por mar. Ayer en horas de la tarde noche salió la primera caravana de 9 rastras con zinc para la familia, y están mandando para completar el inventario preciso, el informe de daños que ha elaborado el Comupred, y las brigadas comunitarias. Y vamos a estar entonces también en eso”.

Finalmente, la compañera Rosario agradeció las visitas que tiene programada la representante, hermana Giorgia Testolín del Programa Mundial de Alimentos, que va estar esta semana también con familias, con comunidades que tuvieron alguna afectación con el paso del huracán Eta.