Los indicadores de cobertura y generación energética cambiaron en la última década bajo las políticas implementadas por el Gobierno Sandinista, que han beneficiado directamente a las familias en todo el país.

El presidente de Enatrel, Salvador Mansell, durante una videoconferencia con organismos no gubernamentales nacionales e internacionales, presentó una radiografía del trabajo y los avances en materia energética que el país ha desarrollado desde el 2007.

Para contextualizar, Mansell expuso que en el 2006 las familias nicaragüenses estaban sometidas a 14 horas diarias de racionamiento de energía. Más de 3 millones de ciudadanos no tenían energía eléctrica en sus hogares, y el acceso apenas superaba el 50%. El 75% de la generación eléctrica era a base de petróleo y en la Costa Caribe se contaba con un deficiente sistema aislado a base de plantas diésel, que suministraba pocas horas de energía.

Nicaragua era el país que tenía el más bajo nivel de cobertura eléctrica en toda Centroamérica”, resumió Mansell.

2007: Un nuevo panorama

Desde el 2007 el gobierno Sandinista dio los pasos adecuados, implementó las políticas correctas para llevar a Nicaragua a una nueva realidad.

A julio del 2020, la cobertura eléctrica es del 97.81%, cada día se electrifica una o dos comunidades en los lugares más alejados en el interior del país.

Hoy nos encontramos en los lugares más alejados, más difíciles llevando la energía eléctrica a la familias nicaragüenses”, dijo Mansell recordando que la meta para este año es alcanzar el 98.42% de cobertura eléctrica.

Y para 2021, la meta del gobierno es pasar del 99% de cobertura, un hito que ubicaría a Nicaragua en los mejores puestos a nivel de Latinoamérica y del mundo.

Desde ya se pueden contabilizar millones de nicaragüenses que son protagonistas del desarrollo y el progreso que van de la mano con la electrificación.

Más de 3.4 millones de hermanos y hermanas nicaragüenses beneficiados, más de 8 mil 500 proyectos ejecutados, más de 732 mil viviendas electrificadas”, dan cuenta del esfuerzo del gobierno sandinista para iluminar el país.

En lo que va del año 2020, de los 515 proyectos programados, se han ejecutado 261, y la meta es llevar el fluido eléctrico seguro y de calidad a 12 mil 223 viviendas.

Para concretar todos estos logros, se han hecho grandes inversiones en el sector energético, explicó Mansell.

Lo que se ha invertido en el sector eléctrico entre inversión privada y entre inversión estatal de nuestro gobierno se acerca a los 3 mil millones de dólares. Solo en el sistema interconectado nacional ahí podemos ver 523 millones de dólares al 2020”, precisó el ministro.

Como ejemplo de ese esfuerzo, detalló que solo en este año 2020, 18 subestaciones eléctricas a nivel nacional, que suman arriba de los 100 millones de dólares en inversión, serán entregadas al pueblo.

Pero el esfuerzo para llevar la energía también contempla otras aristas como la eficiencia y el ahorro.

El país continúa desarrollando programas enfocados en la eficiencia energética. A nivel nacional se han instalado más de 160 mil luminarias led en lugares públicos; se han instalado más de 2 millones de bombillos ahorrativos en los hogares electrificados. 648 asentamientos fueron normalizados, se construyó un sistema eléctrico nuevo.

También destacan fuertes inversiones para el cambio de sistemas de iluminación y sistemas de climatización en instituciones de gobierno, particularmente en hospitales.

El cambio de la matriz energética es una realidad

El ingeniero Salvador Mansell también expuso el avance de Nicaragua en el cambio de la matriz energética, que en 2006 la generación de fuentes renovables apenas llegaba al 25%.

Recordó que en el año 2009 se introdujo por primera vez la generación eólica.

Actualmente, la generación de energía se distribuye de la siguiente manera: 16% generación eólica; biomasa 15%, geotérmica 16%, hidroeléctrica 7.56%, energía importada 20%.

De enero a julio 2020, el 76.6% de la generación es a base de fuentes renovables.

En el año 2006 la capacidad de generación instalada era de 754 megavatios. Entre 2007 y 2020 el gobierno sandinista instaló 879.08 megavatios, lo que da un total de generación instalada de 1 mil 549.68 megavatios.