Ana Luisa Solís trabaja en el hospital occidental de Managua Fernando Vélez Paiz, como enfermera. Ella es una de las centenares de guerreras que todos los días lucha para salvar la vida de las personas que llegan con síntomas de Covid-19.

Ana Luisa Solís es jefa de la Sala Respiratoria número 1 que ve casos de Covid-19. De manera personal contó cómo Nicaragua ha logrado ganar la batalla a enfermedades como ébola, H1N1, dengue y ahora luchando para vencer la Covid-19.

Nos sentimos entregados a todos los pacientes que acuden a este hospital. Les brindamos cuidados que realmente ayudan a estos pacientes a superar esta pandemia. Sabemos de que si ellos están aquí es porque realmente necesitan de nosotros como profesionales, es por eso, que tratamos de brindar calidad en nuestro servicio”, comentó.

Un sacrificio por amor a la vida

Todos estamos aquí apartados de nuestras familias, de nuestros amigos, de nuestra vida cotidiana, con el objetivo de dar todo nuestro tiempo para que sus familiares que están ahí sospechosos de Covid e incluso positivos puedan ganar la batalla”, manifestó.

Ha sido mucho trabajo. A diario contamos con esas experiencias de pacientes que logran vencer la batalla contra la Covid-19 y es algo que nos alienta a seguir adelante siempre, siempre ayudar a otros pacientes para que puedan salir de alta”.

Ana Luisa recordó que “cuando salimos a dar la noticia que un paciente está de alta todos los familiares que están afuera aplauden, se poden de pie y todos nos sentimos felices, nos sentimos alegres, nos sentimos valorados en nuestra profesión y ves que gracias a eso tu paciente puede salir bien”.

Ella junto al resto del personal médico cada vez que reciben turno realizan una oración para pedir a Dios que sane a cada paciente que entre por las puertas del hospital.

Nos levantamos día a día para dar a nuestros pacientes lo mejor de todos nosotros y sabemos que Dios hace milagros a diario y confiamos que él nos va a ayudar a salir esto pronto de esta pandemia así como lo hicimos con el ébola, con la influenza H1N1, así como lo hicimos incluso con el dengue que fue muy duro”, contó.