La compañera Rosario Murillo, vicepresidenta de la República, reparó este miércoles 6 de mayo en los días nublados como señal de la llegada del invierno a Nicaragua.

Es un bonito día, nubladito en Managua, me han dicho que está lloviendo en varios puntos. Ineter reporta 11 puntos, pero varios compañeros me han dicho que huele a invierno y los campesinos, los productores se preparan y preparan la tierra para sembrar con esperanza en Dios, para producir”, subrayó la vicepresidenta compañera Rosario.

También se refirió a que este 6 de mayo, el mensaje del Santo Padre, el Papa Francisco, se refirió a la dignidad de las personas y la dignidad del trabajo, esa dignidad de los seres humanos, de las personas que debe ser respetada. Dice el Santo Padre: ‘Oro, rezo, para que la crisis que sea una oportunidad para poner en el centro de nuestras preocupaciones la dignidad de las personas y la dignidad del trabajo’”, comentó la compañera Rosario.

El trabajo y la paz, decimos nosotros en nuestra Nicaragua. Gracias Santo Padre por iluminarnos todos los días con esos hermosísimos mensajes, profundos mensajes de paz y vida”, reiteró.

Al iniciar sus palabras dio gracias a Dios por nuestra Nicaragua es bendita, siempre bendita, siempre fortalecida en la confianza en Dios, siempre digna, en grande digna, siempre con grandeza espiritual, siempre en fe, familia y comunidad, siempre cristiana, cumpliendo el mandato de Cristo Jesús, amor al prójimo como a cada uno de nosotros mismos.

Siempre digna, grande y libre, nuestra Nicaragua. Libre porque la amamos, libre porque aquí vivimos procurando el bien común y procurando el bien común”, finalizó.