Más de 2 mil iglesias evangélicas de Nicaragua se encuentran en oración permanente, elevando plegarias al Señor para evitar que la pandemia del Covid-19 no impacte a Nicaragua.

Así lo informó este Domingo de Resurrección el pastor y jurista Roberto Rojas, secretario general de las Asambleas de Dios de Nicaragua.

En sus declaraciones el líder religioso dijo que el Domingo de Pascua para los cristianos en general es un día especial, un domingo que tiene una trascendencia especial porque es el Día de la Resurrección.

Dijo que este domingo muchísimas iglesias iniciaron sus actividades a partir de las 5 de la mañana y “hoy se hizo una transmisión por radio y televisión a nivel nacional e internacional (videoconferencia) porque a nivel del país hoy declaramos Día Nacional de la Oración".

Esta decisión –siguió diciendo el religioso- es “a favor del país a fin de que podamos seguir mirando la intervención de su mano en el sentido de que este mal que ataca al mundo entero no lo impacte a como lo ha hecho con otros países de la Tierra”.

“Las iglesias han estado orando permanentemente, muchas iglesias no se están congregando y los pastores lo que están haciendo es transmitiendo en línea los mensajes a las iglesias y eso ha ayudado muchísimo”, añadió el reverendo Rojas.

Este Sábado de Gloria “estuvimos en la Loma de Tiscapa intercediendo un grupo de pastores de 5 a 7 de la mañana, hoy (domingo) estuvimos de nuevo en una jornada de oración y durante todo el día  hasta las 6 de la tarde las iglesias a nivel nacional están en un tiempo de clamor al Señor pidiéndole a Dios que intervenga para que esta pandemia no impacte terriblemente a Nicaragua”.

Acción a nivel internacional

Explicó el líder religioso que esta acción de oración también se está llevando a cabo a nivel internacional donde las iglesias están unidas en clamor a Dios.

“Las iglesias que yo represento, las Asambleas de Dios están presentes en todo el mundo y a nivel del mundo hispano que son más de 20 mil iglesias están unidas en oración y ayuno el día de hoy y a nivel internacional”, apuntó Rojas.

Recordó que desde el inicio de la pandemia las iglesias han estado en jornadas de oración y ayuno “pero se han venido incrementando porque la esperanza nuestra es que aquí no hubiese ninguna incidencia”.

Ya hemos escuchado las explicaciones que las autoridades han dado de que nosotros hemos sido impactado por la gente que entra al país ya portando el mal (Covid-19) y a pesar de esto aquí se ha asumido una gran responsabilidad sobre el tema y nosotros hacemos la parte nuestra”.

“La iglesia no somos gobierno ni tenemos las capacidades como médico para enfrentarlo, pero hacemos la parte que tiene que ver con la Fe y orientar a la gente para que siga las indicaciones que el Ministerio de Salud y organismos internacionales para protegerse de este mal”, indicó.

Los dirigentes religiosos están reproduciendo esos mensajes emitidos por las autoridades de salud para que la población se proteja en la medida de lo posible y “al final eso va ayudar y de algo nos a servir en guardar las reglas de higiene”.

Finalmente, Rojas que la población tanto católicos y evangélicos están guardando esas recomendaciones emitidas por las autoridades de Nicaragua y “me parece correcta la acción, pero el no congregarse en el templo no significa que dejamos de ser creyentes”.

Esto significa “que debemos de aprovechar estar en familia y juntos leer la Biblia y convertir cada hogar en un altar y al final todo lo bueno que se haga nos beneficia a todos”, puntualizó.