Dando continuidad a las acciones de lucha antiepidémica contra el mosquito transmisor del dengue, zika y chikungunya, el Ministerio de Salud continúa las jornadas de fumigación casa a casa.

Don Rodrigo Montenegro abrió la puerta de su vivienda, para que los brigadistas de salud hagan efectiva la fumigación.

"Nosotros siempre abrimos la puerta de nuestra vivienda para que los brigadistas para la fumigación, porque eso garantiza la salud de mi familia y aprovechamos para hacer un llamado a que los pobladores abran las puertas de sus casas", comentó.

Madeleine Manzanares, epidemióloga del Centro de Salud Francisco Buitrago, compartió que la mañana de este martes se fumigaron 860 viviendas del barrio Román Manrique en el distrito IV de la capital.

Recordó que el Minsa realiza jornadas de sensibilización con el objetivo de enfatizar en la población las recomendaciones y eliminar los posibles criaderos.

"Hacemos un llamado a eliminar calaches, dar vuelta a las botellas de vidrio y plástica y mantener tapados sus recipientes con agua", agregó.

La población debe saber que, la fumigación no causa ningún daño ni a humanos ni animales domésticos y es por eso que debe siempre abrir la puerta de sus viviendas para realizar la fumigación, también una vez que se fumiga la vivienda, dejar cerrada puertas y ventanas durante 10 minutos, garantizando mayor efectividad.