La vicepresidenta compañera Rosario Murillo, expresó que este 21 de febrero es un gran día para celebrar, comprometernos y caminar en el legado heroico del general Sandino.

¡Qué gran día! 21 de febrero para conmemorar para celebrar, para comprometernos. Qué orgullo en esta nuestra Nicaragua Libre, siempre bendita y siempre llena de fe, de fortaleza, esa fortaleza que nos da el amor que todo puede y todo vence. Tenemos a Darío, Rubén Darío, príncipe de las letras castellanas y Augusto Sandino, héroe nacional, y caminamos su legado heroico, caminamos con las banderas en alto, caminamos con la dignidad en alto, con el corazón victorioso porque vivimos en victorias, en victorias de todos nuestros sueños de paz, patria, libertad y porvenir”, dijo la compañera Rosario Murillo.

Agregó que en los nicaragüenses “vivimos confiando en Dios, seguros desde la fe de que todo es posible con el poder del amor, la fe que es certeza de lo que se espera y convicción de lo que no se ve”.

Hoy 21 de febrero, con fe, esperanza, unidad y solidaridad conmemoramos el legado de nuestro general inmortal, mujeres y hombres libres, pequeño o grande ejército loco, las almas nicaragüenses que sabemos de lucha, que sabemos de honor, decimos: Sandino, general aquí está tu pueblo, aquí está tu pueblo lleno de honor y gloria, tu honor y tu gloria, rindiéndote el sombrero allá adonde estás alzando tu sombrero, saludando a tu pueblo que camina, que camina victorioso y va siempre más allá”, indicó.

Dios nos dio a Darío, Dios nos dio a Sandino. Dios nos hizo dignos y libres. Dios nos ha dado el amor en grande, la esperanza en grande, la confianza en grande. Dios nos fortalece todos los días, nos bendice, guía nuestros pasos”, subrayó la vicepresidenta.

Destacó que “estuvimos desde tempranas horas en Niquinohomo, municipio cuna de nuestro general. La Asamblea Nacional sesionando en su honor en Niquinohomo, pueblo de valientes. Y luego hemos estado rindiéndole homenaje en todo el país y visitando todos los sitios, parques, monumentos donde rendimos vivo homenaje, porque no es un homenaje solemne, No, es solemne pero es vivo porque estamos caminando ese legado de Patria y Libertad”.

Recordó que “esta tarde estaremos en la plaza de la Revolución, en la instalación de un nuevo periodo del general de ejército Julio César Avilés Castillo, al frente de la jefatura de nuestro glorioso Ejército de Nicaragua que como bien ha dicho nuestro comandante, como reitera siempre nuestro comandante, es en estos tiempos la continuidad del Ejército Defensor de la Soberanía Nacional de nuestra Patria Libre”.

Finalmente, dijo que “cantamos a Sandino, rendimos honor a Sandino y caminamos, caminamos con Sandino hacia la luz del porvenir, luz y verdad, luz, vida y verdad. Y hoy nuestro abrazo fraternal a Blanca Segovia en su casa, a los hijos de Blanca que son los nietos de Sandino. A nuestros visitantes, nos visita también el nieto del general Francisco Villa desde México, a quien tanto admiró Sandino. Estamos llenos, llenos de amor caminando hacia el futuro con la certeza de que es nuestro el porvenir armonioso, amoroso y próspero, el porvenir de dicha, esa dicha que merecemos las familias nicaragüenses”.