La compañera Rosario Murillo, vicepresidenta de Nicaragua dijo este jueves que vivimos días bonitos en medio de tanta complejidad y de tanta desgracia que azota el mundo, que azota el planeta.

La compañera vicepresidenta agradeció a Dios este jueves que Nicaragua no solo lucha, se restaura, se restablece, pero sobre todo fortalece cada día la convivencia armoniosa, la reconciliación, la paz, desde el hogar, desde la familia, desde la comunidad.

“Tantos sentimientos contradictorios, tantas personas unos contra otros, mal avenidos, no siempre buscamos o procuramos lo mejor para nuestros países, lo mejor para nuestro mundo, lo mejor para la humanidad. Es lo que debemos buscar”, subrayó.

Añadió que en este mundo complicado decimos que vivimos días bonitos porque nos acercamos a la Navidad y en todas partes, de una u otra manera, de acuerdo a las distintas creencias, fe, fiestas, se celebra.

“Y son días para pensar mucho, días para renovar el corazón. ¿Qué quiere decir renovar el corazón? Recuperarnos, sobre todo recuperar el sentido de cariño, el sentido de relación humana, positiva, potente, el sentido de fraternidad universal, fraternidad humana, y sobre todo la compresión de que nos debemos respeto, cariño, entendimiento, unos y otros en el mundo entero. Y nos debemos como seres humanos con fe, desde las distintas creencias, nos debemos un trato digno, respetuoso entre todos, entre cada uno, en el hogar, en la familia, construyendo, conciencia de cariño, conciencia de convivencia, no solo armoniosa”.

Reflexionó sobre la importancia de la armonía, pero amorosa, “armonía y amor entre las personas, buena voluntad, días que nos traen a todos recuerdos de nuestros padres, de nuestras familias, de aquellas noches buenas que conocimos en otro tiempo, en otro momento, y las que conocemos ahora, nuestras comidas, los juguetes, las sonrisas, la alegría de la familia”.

Agregó que vivimos días para recordar y días para trabajar en lo que tenemos hoy, para tratar de ser mejores y de hacer las cosas mejor.

Días para recuperarnos como gran familia humana, desde la fraternidad y desde todo lo que podamos hacer para alejar el sentimiento negativo y el odio.

“Hay odio en el mundo, unos y otros hablan de cómo se manifiesta el odio, unos y otros hablamos de luchar contra ese sentimiento destructivo que genera prácticas destructivas, buena tarea para estos días, de hoy, mañana, los días que faltan para el fin de año. Luego el año venidero nos encuentres a todos con la intensión, el propósito de construir sociedades mejores y sobre todo construir cariño, respeto, entendimiento, capacidad para unos y otros, desarrollar juntos las sociedades y la humanidad que queremos y que merecemos”, reiteró la compañera Rosario.

“Sabemos que vivimos tiempos milagrosos, tiempos de restauración, tiempos para cultivar y cosechar armonía, tiempos para la paz, tiempos para el cariño, sobre todo tiempos para el bien, para reconocer el derecho al bienestar, a la dignidad, al bienestar, a la felicidad de las personas, de las familias, de las comunidades”, sostuvo la compañera Rosario Murillo.

Recordó que nuestro pueblo, en nuestra Nicaragua somos alegres, somos contentos, y esa alegría, esa sonrisa y esos rostros iluminados tienen que ver con nuestra fe cristiana, con nuestros valores cristianos y con nuestro sentido de pertenencia a hogares, y a familias cristianas que nos respaldan, que nos alientan, que nos animan.

Vivimos la fe, vivimos la esperanza, recibimos el anuncio de la vida nueva, nos disponemos a caminar esa vida nueva, fortaleciendo el amor, el trabajo, que es la posibilidad, el derecho de ganarnos la vida y vivir con dignidad, por lo tanto también es amor, la seguridad indispensable para la vida, la paz, nuestra Tierra, nuestra Nicaragua que no es del que tiene más, que es de todos nosotros los que caminamos con humildad, con sencillez paso a paso, cada día con la vocación, de primero, servirnos unos a otros, vocación de servicio. Servirnos unos a otros que quiere decir ser solidarios, ser generosos, ser bondadosos, y sobre todo llenarnos de la disposición de la convicción de que solo unidos y construyendo paz y cariño, transcendiendo esos resquicios, rescoldos, chingaste de odios que todavía hay en algunos corazones, solo unidos, juntos, fortalecidos en fe, con nuestras familias y comunidades, trabajando duro y sintiendo que esta es una Patria de todos para todos, viviéndola así, seguros, tranquilos y solidarios vamos adelante”, finalizó la compañera Rosario Murillo.