Productores y emprendedores de la capital y municipios cercanos, ofrecen sus productos en el Mercadito Campesino ubicado en la carretera hacia Masaya. Ahí cada semana se ofertan frutas, verduras, granos básicos y otros productos a precios bajos y en un ambiente seguro, tranquilo.

Claudia Solano viaja cada semana a comercializar café y cuajadas por libra. Su negocio data de hace pocos meses, sin embargo, la calidad de los productos que oferta le ha permitido agrandar su lista de clientes. La libra de café cuesta 80 córdobas y las cuajadas las vende a 60 la libra.

Otra protagonista es Flor Calero. Viaja cada semana desde el municipio de Ticuantepe para ofrecer papayas hawaianas, calalas, limones y plátanos por unidad y docena. Afirma que el mercadito campesino le permite trabajar dignamente y en un ambiente acogedor que atrae a los clientes.

Pobladores como Francisco García, afirman que en el mercadito campesino todo es favorable, tanto así que con poco presupuesto logró comprar bananos maduros, piña y frijoles nuevos, logrando así un buen ahorro económico familiar.

.