Poder disfrutar de las festividades de fin de año en un ambiente seguro y digno, es el motivo de alegría de la familia de Luvi Méndez, pobladora del barrio 14 de Febrero ubicado en el distrito VII, que recibieron una vivienda solidaria gracias al esfuerzo del gobierno de Nicaragua y la cooperación de Taiwán.

Luvi comenta que en su antigua casa la lluvia se filtraba por todo el techo, el piso de la misma era de tierra y las tablas que forraban la misma estaban desgastadas por el paso de los años. Ella destaca que debido a su condición económica nunca pudo mejorarla, sin embargo hoy junto a sus tres hijos ha recobrado la tranquilidad gracias al respaldo de las autoridades.

A la fecha se han entregado 184 viviendas a igual número de familias, siendo para la alcaldesa de Managua Reyna Rueda un proyecto hermoso con el que se ha llevado felicidad a las familias que confiaron en los compromisos del gobierno, enfocados en la transformación de la vida de aquellas familias que han necesitado de un techo digno.

Por su parte el embajador de Taiwán, Jaime Chin Mu Wu, enfatizó que Nicaragua es un país bendito y libre, con un pueblo trabajador y lleno de vigor.

“Hemos visto en todos los barrios a muchos jóvenes, niños y niñas, siendo un gran tesoro de este país porque son la garantía para el desarrollo de Nicaragua, son un país joven y eso merece un hogar unido y un hogar consolidado y eso se debe a los esfuerzos del presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo, quienes ofrecen condiciones de bienestar a las familias y eso comienza con una casa segura”, subrayó.

vivienda-solidaria-managua

vivienda-solidaria-managua

vivienda-solidaria-managua

vivienda-solidaria-managua

vivienda-solidaria-managua