Un significativo documento histórico leyó fragmentariamente y glosó ––recalcando su vigencia–– el presidente Daniel Ortega durante el homenaje que el viernes 4 de octubre en el Olof Palme se le tributó al general Benjamín Zeledón. Se trata de la famosa carta antiintervencionista de monseñor Simeón Pereira y Castellón (Pueblo Nuevo, 2 de julio, 1868-León, 29 de enero, 1921), entonces obispo de la Diócesis de León que abarcaba toda Nicaragua.

Dicha carta, suscrita el 9 de enero de 1912, fue dirigida a un alto dignatario del catolicismo en los Estados Unidos y el prelado nicaragüense, cuando la redactó, tenía 49 años y 18 de gobernar eclesiásticamente el país. En ella, monseñor Pereira y Castellón alzaba su elocuente voz de protesta contra el poder interventor, establecido dos años antes con los Pactos Dawson (octubre, 1910). A través de esos instrumentos, impuestos por el agente especial Christopher Dwson, Nicaragua había quedado sometida política, económica y financieramente a la potencia del Norte.

Más aún: Washington, a solicitud del presidente conservador Adolfo Díaz, acababa de intervenir militarmente para sofocar la resistencia de Zeledón, caído el 4 de octubre de 1912, cinco días antes de la datación de la carta. Zeledón actuaba en defensa de la soberanía nacional.

Desde su palacio episcopal en León, Pereira y Castellón escribía al cardenal James Gibbons, arzobispo de Baltimore, exponiéndole la verdadera situación del país, cuestionando los argumentos intervencionistas, denunciando “el eco de las forradas botas bajo las naves de nuestros templos” y solicitando el apoyo del episcopado y del pueblo católico de los Estados Unidos para que, influyendo en el Congreso de dicha nación, se remediasen “las condiciones a que está sometido un pueblo que tiene, como el que más, derecho a la libertad y la autonomía”. Pero el obispo pedía toda una campaña: urgir “la labor de la prensa honrada” en la misma dirección.

La carta ––valorada a finales de los años 60 por Carlos Fonseca Amador como un antológica pieza del patriotismo nicaragüense–– se divulgó, precisamente con el título de “Religión y Patria”, en la Revista de la Academia de Geografía e Historia de Nicaragua (núm. 39, enero-junio, 1971, pp. 62-68). También se ha comentado y reproducido en la misma RAGHN: el 72 (abril, 2012, pp. 52-60), dedicado al centenario de Benjamín F. Zeledón (1879-1912) y el 74 (octubre, 2013, pp. 91-98), consagrado al centenario de la Provincia Eclesiástica Managüense (1913-2013).

Más aún: en su carácter de coordinador de la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional, el comandante Daniel Ortega ya la había leído en el Aeropuerto Augusto C. Sandino a las 8:05 p.m. del viernes 4 de marzo de 1983, al despedir protocolariamente a Su Santidad Juan Pablo II en su primera visita al país.