La compañera Rosario Murillo, vicepresidencia de la República destacó que los nicaragüenses vamos adelante enfrentando todos los desafíos y retos con la valentía que nos caracteriza.

Reiteró que no importa el tamaño del desafío, los nicaragüenses, con la fe y la confianza en Dios, sabemos que vamos adelante.

Explicó que cuando uno va a delante con esa buena fe, prospera “y tenemos absoluta certeza de que vamos adelante enfrentando todos los desafíos y retos con la valentía que nos caracteriza, con la dignidad que nos caracteriza, con el alma de Diriangén con el alma de Andrés Castro, del General José Dolores Estrada, de nuestro General Benjamín Zeledón, de nuestro General Sandino, de nuestro Gran Rubén Darío, con el alma grande, de nuestra Nicaragua siempre bendita y siempre libre”, subrayó.

La compañera Rosario dijo que el Comandante Daniel saluda, con el compromiso de seguir construyendo victorias juntos a todas las familias nicaragüenses, "Aquí, en Nicaragua, no cabe el veneno, no cabe el tóxico, aquí no caben los sentimientos negativos porque tenemos buen corazón, aquí no cabe el odio, aquí todos los días, nos empeñamos por trascender cualquier forma de oscuridad y de asegurar entre todos que somos capaces de ver la luz de Dios en todo lo que hacemos, en todo lo que nos proponemos y en todo lo que merecemos".

Luz, vida y verdad, cual triple llama, así decía Rubén y así decimos nosotros cuando invocamos a Dios todos los días y al Príncipe de la paz y del amor, a nuestro Jesucristo para que juntos, bendecidos, prosperados, sigamos contrayendo las victorias, victorias de la paz, victorias de las familias, victorias de la fe, de la buena fe y del buen corazón. Reitero nuestro pueblo, grande, amoroso, glorioso merece lo mejor, merece todos los triunfos, porque somos capaces de crearlos y crearlos en armonía victoriosa, crearlos todos juntos”, enfatizó.

La compañera vicepresidenta dejó claro que nuestra Nicaragua está llena de la fuerza que nos da Dios, que nos da Cristo Jesús para caminar con amor, para vencer con amor, para garantizar en todos y cumpliendo con el mandato supremo del Príncipe de la paz, para garantizar entre todos la reconciliación y la convivencia armoniosa entre las familias nicaragüenses.

Esa convivencia que hemos sabido nosotros desarrollar, esa que ha venido restaurándose con el buen corazón de las familias nicaragüenses, ese corazón sano, bueno, ese corazón lleno de esperanza y de confianza en Dios, ese corazón de la familia que cree como cristiano y que tiene valores y cultura de familia y de comunidad”, dijo.

Agregó que así es como vamos adelante en nuestra Nicaragua, como gran familia nicaragüense llenos de valentía, de vigor y de gloria, como decía Rubén Darío llenos de certeza porque sabemos que trabajamos en paz y bien y por el bien común y sabemos que cuando uno va por los caminos del señor, que no son rectos, son misteriosos, pero eso sí, son de rectitud.

En este país, de amor al prójimo, de amor a Cristo Jesús, con este pueblo hermoso, bravo, glorioso honroso, en este octubre victorioso de orgullo nicaragüense por gracia de Dios nos saludamos y abrazamos todos con mucha fe en el porvenir”, finalizó.