La vicepresidenta de la República, compañera Rosario Murillo, advirtió este lunes que en Nicaragua no hay ni espacio para el odio y resaltó el dolor que provocaron a las familias no se olvida, jamás.

En su mensaje de este mediodía reiteró el compromiso del Gobierno de ir adelante en paz, trabajo, prosperidad, educación, salud, en paz y bien, tras anunciar inversiones en educación, infraestructura, energía, en todo el país.

"Rompiendo con los ciclos mínimos de odio, que por un pequeño paréntesis, se impuso en Nicaragua pero hemos ido adelante y hemos trascendido, pero el dolor de la destrucción económica, el dolor de los muertos, el dolor de la destrucción de hogares y de patrimonios culturales no se olvida jamás, nunca, eso no se olvida y no hay impunidad", reiteró.

"Para quienes son protagonistas, todavía quieren ser de la infamia, no hay ni espacio ni impunidad", recalcó.

"Y eso el comandante (Daniel Ortega) lo dejó claro el día viernes, el pueblo de Nicaragua sabe que nosotros todos, como el gran pueblo de Rubén Darío, de Sandino, de Andrés Castro, de Benjamín Zeledón, va a adelante con cariño y  buena esperanza y jamás aceptará a quienes representan ese odio, esa destrucción, ese crimen imperdonable de haber pretendido imponer a nuestra Nicaragua, mal corazón", expresó.

"Perversidad, desde la destrucción, la persecución y los asesinatos de tantos nicaragüenses en un paréntesis de odio que no volverá jamás, porque ni pudieron ni podrán y lo saben y lo sabemos", insistió la compañera Rosario Murillo.