En el histórico auditorio Fernando Gordillo de la UNAN‑Managua, el Padre Francisco Uriel Molina Oliú recibió la distinción de Doctor Honoris Causa en Humanidades de parte del Consejo Universitario de esta Alma Máter.

Este acto estuvo presidido por la máxima autoridad de esta universidad, la rectora Ramona Rodríguez, quien se encargó de imponer la medalla y dictar la lección de investidura al Padre Molina.

Nos honramos con este reconocimiento y entrega de título honorífico a una personalidad que ha dejado sus huellas en las aulas universitarias y múltiples generaciones de universitarios, por su pensamiento y acción en beneficio del bienestar y desarrollo del pueblo nicaragüense, de nuestra querida Nicaragua”, manifestó Ramona Rodríguez.

URIEL MOLINA

Este título es la máxima distinción que la UNAN‑Managua otorga a las personas destacadas en el ámbito cultural, humanístico y científico. En este sentido, el Padre Molina destaca por sus valiosas iniciativas en beneficios de los sectores menos favorecidos de la sociedad.

El Fraile Molina agradeció la distinción diciendo que no tengo palabras adecuadas para agradecer este reconocimiento de nuestra Alma Máter, pero cuando las palabras fallan queda la voz del corazón, que con suma gratitud recibo este reconocimiento”, refirió.

No quisiera dejar a un lado la ilustre persona, del excelentísimo señor Presidente de la República, Daniel Ortega y de su señora esposa Rosario Murillo, vicepresidenta. A ellos debemos el notable progreso que se ha venido experimentando en Nicaragua”, destacó el Padre.

URIEL MOLINA

Al acto también asistieron parte del cuerpo diplomático acreditado en nuestro país y autoridades del Estado, los cuales reconocieron la gran labor realizada por el Fraile en todos estos años.

El canciller de la República Denis Moncada, resaltó que el Padre“es un ser humano consecuente con sus pensamientos, preocupado por los jóvenes, por las personas, por educación y la salud. Es consecuente con las causas justas en Nicaragua, que han sido las causas de la liberación y la libertad de todos los nicaragüenses. Por eso es un justo reconocimiento que hace la universidad”, compartió.

El Padre Francisco Uriel Molina que actualmente es miembro de la Comisión de la Verdad, Justicia y Paz, invitó a todos los asistentes del acto a hacer un minuto de silencio, para honrar la memoria de todos los maestros y estudiantes que hace mucho tiempo entregaron sus vidas por una Nicaragua mejor.

URIEL MOLINA