El Comandante guerrillero Carlos Núñez Téllez, conocido en el Frente Sandinista de Liberación Nacional como “Roque” es el arquitecto y padre de la nueva Constitución Política de Nicaragua.

En las elecciones verificadas, el 4 de noviembre de 1984, el Comandante Carlos Núñez, fue electo representante ante la Asamblea Nacional, en la posición 1 de la Región II por el Frente Sandinista de Liberación Nacional.

Fue juramentado el 9 de enero de 1985 en la Sesión de Instalación de conformidad con el Decreto Nº.1543, publicado en La Gaceta, el 4 de enero de 1985, y en la misma sesión fue electo Presidente de la Junta Directiva para el período 1985-1988.

Gracias a su experiencia como delegado del Frente Sandinista en el Concejo de Estado desde el 24 de septiembre de 1980 y como parlamentario en los primeros años de la Asamblea Nacional, le permitió prepararse para una tarea más importante: “La aprobación de una Constitución Política que institucionalizara las conquistas de la Revolución y la construcción de una nueva sociedad."

El objetivo fue eliminar toda clase de explotación y lograr la igualdad económica, política, social de los nicaragüenses y el respeto absoluto de los derechos humanos.

Además de presidir la Asamblea Nacional, el Comandante Carlos Núñez, Téllez presidió la Comisión Dictaminadora Constitucional, creada de conformidad a lo que establecía el Estatuto General de la Asamblea Nacional.

Así mismo presidió la Subcomisión de Asuntos Constitucionales y coordinó todas las tareas necesarias para la elaboración de la Constitución Política, la ardua labor que correspondió a la Asamblea Nacional por medio de sus órganos.

Entre ellas, la elaboración y discusión del esquema Constitucional, a través de organizaciones políticas, los medios de comunicación social y la aprobación en la Comisión Especial Constitucional del primer borrador del Anteproyecto.

La organización y desarrollo de los Cabildos Abiertos; la presentación de los aportes de todos los sectores sociales, la presentación del Anteproyecto de la Constitución al Plenario de la Asamblea Nacional; la elaboración del dictamen y la aprobación del mismo.

Todos, sandinistas y no sandinistas, deben reconocer que Carlos Núñez Téllez o Comandante Roque, para otros, era una persona noble, pero más aún, desprendido, generoso hasta el sacrificio, trabajador y dedicado, capaz de emprender hasta llevar a la victoria, cualquier tarea.

Así, Carlos Núñez Téllez forjó la Constitución Política, artículo por artículo, dando golpes con el mazo del intelecto, la dialéctica y el convencimiento, hasta lograr que el 19 de noviembre de 1986, la Asamblea Nacional aprobara por inmensa mayoría el articulado de la Constitución.

La Constitución forjada por Carlos, todavía perdura y permitirá que en su paso a la inmortalidad, Carlos Núñez Téllez pueda, como el mismo lo dijo: "observar a su pueblo disfrutando de los resultados de su trabajo."

Su temprana muerte, el dos de octubre de 1990, antes de cumplir los cuarenta años de edad, truncó las posibilidades de que el Comandante de la Revolución Carlos Núñez Téllez, siguiera dando sus aportes en pro del beneficio del pueblo nicaragüense y como dice el Preámbulo de la Constitución, de todos los que con su trabajo productivo, contribuyen a la defensa de la Patria.