Como un reconocimiento al trabajo desarrollado durante su misión diplomática en Nicaragua, el ministro de Relaciones Exteriores, compañero Denis Moncada, entregó la Orden José de Marcoleta Grado Gran Cruz, al embajador de Bolivia, José Percy Paredes, quien finaliza su misión en el país que inició en el año 2016 desempeñando un importante rol en las relaciones diplomáticas entre ambas naciones.

En un acto realizado en la cancillería de la República y ante la presencia del cuerpo diplomático acreditado en el país, el canciller Moncada destacó que Bolivia y Nicaragua a lo largo de los años han realizado esfuerzos en conjunto para superar la pobreza y la desigualdad social a través de políticas de estado para hacer realidad la gratuidad en la salud y educación.

Los lazos de amistad, hermandad y solidaridad nos impulsan a seguir trabajando en pro de nuestros pueblos, de nuestra gente, de la integración de nuestra América. Honramos los valiosos aportes de nuestro hermano José Percy durante los años de misión diplomática, contribuyendo a fortalecer entre ambos pueblos los lazos culturales, económicos, relaciones políticas y en los ámbitos de producción, legislativos, energía e inversión, externó.

En su intervención, el diplomático recordó parte de la historia de lucha de los nicaragüenses cuyo aporte ha sido vital en la construcción y consolidación de la Revolución Sandinista, así mismo, expresó su cariño por Nicaragua y su pueblo.

Nosotros somos antiimperialistas, queda la lucha social, la justicia social, lo que nos enseñó el Che, Bolívar, Sandino y por eso es que este pueblo mantiene al comandante Daniel y la compañera Rosario ahora que quisieron dar golpe de estado, porque el Frente Sandinista es indestructible, es un partido bien organizado, con bases ideológicas fuertes y con fundamentos sociales y este 40 aniversario nos garantiza el 50 aniversario y muchos más, dijo.

Me voy convencido de que la patria de Darío y Sandino está siendo bien gobernada por el pueblo presidente, mi espíritu se queda para combatir junto al pueblo para que los filibusteros de estos tiempos con sus lacayos internos no vuelvan más y la causa del amor, de la fraternidad, de la solidaridad y el socialismo siga triunfando en Nicaragua, subrayó.