Más de 800 viviendas fueron fumigadas en el barrio Rigoberto López Pérez del Distrito IV, como parte de las acciones que el Ministerio de Salud (Minsa) ejecuta para eliminar los zancudos y prevenir enfermedades como el dengue, zika y chikungunya.

Las familias abrieron las puertas de sus hogares para permitir la fumigación y así contribuir con la prevención de la proliferación del vector.

El compañero Edgard Pérez, responsable de higiene en el centro de salud Francisco Buitrago, indicó que el objetivo es fumigar casa a casa para eliminar el zancudo adulto.

"Hemos hablado de la prevención, porque es mejor prevenir que lamentar", indicó Pérez.

En ese sentido, dijo que recomiendan a la población hacer una inspección exhaustiva en sus hogares "para detectar cualquier criadero pequeño, grande, incluso de una tapa de chibola, una cáscara de huevo, un zapato viejo, chatarra, un equipo viejo", apuntó.

Señaló que con la cooperación de la población la situación del zancudo estará controlado, porque es una preocupación del buen Gobierno por la salud de los nicaragüenses.

"Recomendamos a las amas de casa que en su momento lavan la ropa, cepillar las piletas por lo menos tres veces a la semana, si tienen agua de consumo mantenerla tapada", indicó.

Asimismo, pidió a los habitantes que permitan la aplicación de BTI y la fumigación que son bien importantes para la población.

Lucas Téllez, habitante del barrio, expresó que hay muchos zancudos y es bueno que lleguen a fumigar, "nos ayuda a dormir tranquilos", afirmó.

"Lo importante es la limpieza y que los utensilios que pueden guardar agua tratar que no pase para evitar la acumulación de lluvia o agua residual", dijo al referirse a las medidas preventivas que practican en su hogar.