Las fuerzas de seguridad brasileñas abatieron a un hombre armado que secuestró un autobús tomando a 31 personas como rehenes, en un puente que une Río de Janeiro con la ciudad de Niterói, en el sureste de Brasil.

La cadena TeleSUR citando a la Cadena Globo, informó que el asedio policial tardó tres horas y la Policía confirmó que ningún rehén fue herido en la operación.

Agentes de la Policía Militar y de la Patrulla Federal de Carreteras (PRF) rodearon el vehículo en el carril de Río, alrededor de las 06H30 (09H30 GMT).

El coronel Fliess, portavoz de la Policía Militar dijo que el secuestrador llevaba una pistola de juguete.

Las agencias informaron que aproximadamente a las 09H00, el secuestrador se bajó del autobús apuntando con un arma a la cabeza de un rehén, se escucharon disparos y luego el hombre cayó en las escaleras del autobús.

El secuestrador había amenazado con incendiar el vehículo con gasolina, según la Policía.