Cinco niños, todos entre ocho meses y ocho años a edad y cuatro de ellos eran hermanos, fallecieron en un incendio ocurrido en una guardería nocturna de Pensilvania, en Estados Unidos, informaron autoridades locales.

El siniestro ocurrió en la localidad de Erie y destruyó la vivienda que alojaba a hijos de trabajadores en horario nocturno.

Los bomberos acudieron a sofocar el incendio, mas no pudieron salvar a los niños, pero sí a la dueña de la guardería, que fue trasladada al hospital.

De acuerdo con el jefe de bomberos de Erie, Guy Santone, varias personas quedaron atrapadas dentro de la casa de tres pisos de una sola familia, que se incendió de repente.

Fueron otros dos adolescentes los que lograron escapar por el tejado y avisar a los vecinos de un fuego que comenzó en el salón del edificio, según publican los medios locales.

Los medios de comunicación pudieron entrevistar a la abuela de varios de los fallecidos en el lugar, que explicó que los pequeños hacían uso de este centro porque sus padres trabajaban de noche. El centro se publicitaba como guardería 24 horas.

La Policía está investigando las causas de este dramático incendio, aunque todo apunta a que el fuego empezó debido a un fallo eléctrico en el primer piso de la guardería que solo contaba con un detector de humo en la planta de arriba.