Las imágenes de la detención de un hombre afroamericano con las manos esposadas y atado a una cuerda que es conducido por policías montados a caballo, en Galvestone, han causado indignación en la opinión pública.

El hecho que ocurrió en la ciudad texana ha recibido duras críticas tras salir a la luz la fotografía en redes sociales, por considerar que se trata de un acto que degrada al individuo arrestado y tiene ominosas evocaciones a prácticas de racismo y represión institucionalizadas, reseñaron agencias informativas.

El detenido es Donald Neely, de 43 años, quien fue arrestado por la policía después de ingresar sin autorización en propiedad privada.

De acuerdo a declaraciones a la televisora local realizadas por la hermana del detenido, Neely es un indigente que padece enfermedad mental.

«Imagínese revisar Facebook y ver a un ser querido siendo escoltado a pie hasta la cárcel por dos oficiales a caballo, con las manos esposadas en la espalda y atado con una cuerda», escribió Christin Neely en Facebook.

«¿¿¿En 2019???», continuó. «¡Fue tratado como un animal exhibido por las calles por dos incompetentes!».

«La óptica de esto es terrible», escribió D. Alexander en Facebook. «Parece una patrulla de esclavos de 1840».