Como parte del hermanamiento y los lazos de amistad entre Nicaragua y Bolivia, se encuentra de visita en el país un grupo de jóvenes músicos del Programa de Orquesta Sinfónica Juvenil de Chulumani del hermano país suramericano.

Ello tiene como objetivo conocer e intercambiar información y cultura de ambos pueblos para fortalecer el aspecto de la música. El maestro Ramón Rodríguez, director del Teatro Nacional Rubén Darío, expresó su agradecimiento a la Embajada de Bolivia en Nicaragua que apoya este esfuerzo para hermanar y firmar un intercambio cultural entre el proyecto de Orquestas Juveniles y la Orquesta Juvenil de Nicaragua.

Como parte de las actividades contempladas está la realización de un concierto este miércoles a las 7 de la noche en el Teatro Nacional Rubén Darío, en el que se presentarán obras de compositores bolivianos y nicaragüenses, principalmente de Luis Abraham Delgadillo que ha compuesto música indígena.

Además, estarán en Estelí impartiendo talleres. Creo que la mejor forma de hermanarnos es justamente intercambiando experiencias, intercambiar todo lo que tiene que ver cómo estamos avanzando en lo que es orquesta en nuestro país y cómo es la experiencia de ellos, indicó Rodríguez.

Señaló que este es un esfuerzo del buen Gobierno con la voluntad política del comandante Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo en trabajar en la conformación de orquestas, así como de los coros infantiles y municipales.

Estamos llenando el país de esperanza, de música, de arte, de paz, porque es la música es un camino, es un puente que fortalece nuestro espíritu de convivencia entre los nicaragüenses, afirmó.

Por su parte, el maestro boliviano Erick Castro, organizador del Programa de Chulumani, dijo que para los jóvenes que aprenden música es importante saber de historia.

Castro manifestó que el fin del intercambio de cooperación entre los dos países es que se pretende que los jóvenes bolivianos y nicaragüenses puedan intercambiar y aprender técnicas y ayuden en la construcción del sistema de orquestas.

El programa que dirige se encuentra en el valle de los Yungas y recibe el apoyo del Legislativo boliviano y el gobierno del presidente Evo Morales.

Una de las que viene es Mariel Chura, quien expresó que participar en la música es algo que agradece al gobierno de Morales, ya que incursionó a este proyecto desde hace 8 años, cuando llegó a la zona rural, algo que es difícil acceder cuando no se tienen los recursos.

Yo me siento muy feliz por estar aquí y estoy agradecida con mi gobierno porque gracias a eso yo me he liberado, el campo se ha liberado, la comunidad se ha liberado y a abierto los ojos, que no solo estas cosas han sido para la gente que tiene dinero, sino también hay gente que tiene la capacidad de hacerlo y está ahí con su voluntad, indicó Chura.