Arqueólogos de todo el mundo se dieron cita en el Convento San Francisco en Granada para participar del coloquio de arqueología de Nicaragua que se realiza cada dos años con el objetivo de compartir los nuevos proyectos e investigaciones.

Este año, el coloquio es dedicado al arqueólogo y catedrático norteamericano Frederick W. Lange, quien durante décadas ha colaborado con Nicaragua.

Durante tres días cuarenta estudiosos conocerán las experiencias científicas y darán aportes sobre el programa nacional de arqueología de Nicaragua.

DOS

"Desde los años setenta el doctor Lange ha venido colaborando con el museo de Nicaragua y ahora estamos impulsando junto a él una reclasificación de la cerámica del gran Nicoya porque no nos parece justo que los nombres que se usaron en los ochenta pertenecen a las toponimias de Costa Rica y dos solo de Nicaragua", explicó el ingeniero Luis Morales, codirector del Instituto Nicaragüense de Cultura.

El investigador y homenajeado, Frederick Lange, explicó que la arqueología es importante porque para saber a dónde vamos debemos saber de dónde venimos.

"El pasado de Nicaragua es poco conocido, poco entendido y es sumamente importante que el pueblo aprenda a reconocer los rasgos del pasado y cuidar los sitios arqueológicos porque no se recuperan", subrayó.

DOS

Sobre los descubrimientos arqueológicos más importantes del país indicó que: "Para mí la excavación que hicimos en el año 95 en Villa Tiscapa, en la colonia militar donde hayamos las cerámicas más antiguas encontradas hasta la fecha en Nicaragua y datan de unos 3 mil 500 años antes de Cristo y estas cerámicas comparten forma, diseño, técnica con otras encontradas en la costa de México y Guatemala".