El general en retiro Óscar Mojica, aseguró en el programa En Vivo de Canal 4, que el Frente Sandinista fue construyendo la victoria desde su fundación, con el ejemplo de los héroes, de nuestros mártires.

El heroísmo se hizo masivo. Aquí en Nicaragua nuestra lucha era de carácter popular, una lucha con la participación de amplios sectores de la población que sacudieron los cimientos de la dictadura simultáneamente con centenares de acciones militares, acciones de masas, protestas (...) que tenían una impronta de coraje, de valentía, de patriotismo”, indicó Mojica.

En su opinión “hemos llegado hoy a una celebración magnífica del triunfo de la Revolución Popular Sandinista, una jornada verdaderamente luminosa que ha tenido todo tipo de componentes políticos, económicos, sociales, de cultura, de juventud”.

Señaló que el carácter de la guerra librada por el FSLN en contra de la dictadura fue que es una guerra de amplia participación, “una guerra de participación masiva de la población”.

 

En ese sentido, expuso que “la salida de Somoza fue estrepitosa, fue una cuestión que quebró totalmente la voluntad de lucha de todos los componentes de la dictadura y la huida estrepitosa de todos los principales acólitos de la dictadura, los principales políticos que huyeron con él, los principales genocidas de la guardia nacional, dio una señal muy negativa a todas las fuerzas que se encontraban combatiendo por parte de la Guardia Nacional, todos los políticos que trataron de agruparse después para ver qué hacían en un momento de incertidumbre para ellos”.

Destacó que en 1979, el FSLN que había logrado establecerse sólidamente bajo control del país en su conjunto. “Ya teníamos acuerdos importantes para una transición ordenada. Sin embargo, con la actitud que adopta lo que quedó del congreso somocista, el señor Urcuyo Maliaños que era un don nadie, que no tenía ningún peso político, ningún respaldo político, ninguna representatividad, ningún arraigo, ningún liderazgo y esa forma en que quiere dirigirse a la nación y decirle a la gente que se va a quedar en el poder garantizando que el país vuelva a la normalidad, permite que todas las fuerzas que estaban al interior del país comiencen a incrementar sus acciones y avanzar hacia la capital”.

Esto lo que provoca es un resquebrajamiento total de las estructuras políticas y militares de la dictadura militar somocista. Es decir, comienza la presión de los diferentes frentes hacia la capital, el desplazamiento de los diferentes frentes hacia la capital, porque esto no fue una cuestión que se dio de manera rápida”, agregó.

 

Comentó que “todo esto dio como resultado la desaparición total del principal aparato de represión que tenía la dictadura. Cayeron los últimos reductos en Granada, cayeron los últimos reductos en otras ciudades, huyeron los que pudieron huir, y en su huida causaron daños, causaron muertes, causaron tragedias”.

Hubo que reconstruir completamente las estructuras del Estado y crear un nuevo ordenamiento institucional, crear las instituciones del gobierno, crear las instituciones del Estado en su conjunto, dar pie a la creación de un nuevo ejército”, expuso.

Para Mojica, el FSLN como organización política revolucionaria, con una bandera, con un programa, “siempre tuvimos la perspectiva de que era necesario incorporar a la lucha a amplios sectores de la sociedad nicaragüense, es decir la clase media debía jugar un rol importantísimo en esto y también algunos sectores del empresariado”.

Manifestó que en la medida que los empresarios fueron reconociendo la legitimidad del movimiento sandinista y fueron entendiendo que la única forma de sacudirse a la dictadura era entrar en alianza con el FSLN.

 

En la actualidad, en la segunda etapa de la Revolución con la política de alianzas entre trabajadores, empresarios y gobierno “experimentemos los crecimientos económicos más altos de la historia de Nicaragua el 5.2% de crecimiento promedio sostenido durante 10 años es magnífico”.

Estábamos avanzando a ritmo sostenido e intenso, y eso fue producto de un modelo, el modelo está en la Constitución”, valoró, considerando que “un modelo no se construye para una coyuntura, un modelo se construye para largo plazo”.

Mojica afirmó que en Nicaragua vamos a tener que seguir avanzando, llevando a cabo las cosas como las hemos venido haciendo, con la participación más amplia de distintos sectores de la población.