La realización del Repliegue Táctico a Masaya en 1979 “fue un plan que acordamos en la Dirección Nacional del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) que consistió en una maniobra táctica de alcance estratégico”.

Así se expresó este sábado en la carretera a Masaya (a la altura del municipio de Ticuantepe) el comandante de la Revolución Bayardo Arce Castaño, quien en 1979 dirigía las acciones político militares del FSLN en el departamento de Matagalpa.

El Comandante Arce, quien fue uno de los centenares de miles de personas que participaron en la reedición número 40 de ese histórico repliegue, explicó que las fuerzas sandinistas en Managua “estaban sometidas duramente a los bombardeos de la dictadura militar somocista”.

Ante esa situación “montamos una operación en la que decidimos que todos ellos (los combatientes sandinistas y sus colaboradores) salieran de Managua durante la noche para burlar al enemigo y se replegaran a Masaya donde ya veníamos avanzando con fuerzas victoriosas y se reagruparan para volver sobre Managua a la toma definitiva del poder”.

Explicó que en el repliegue de 1979 no solamente se fueron los combatientes, "si no que hubo una parte de la población civil que había estado apoyando a los combatientes donde habían ancianos, gente mayor que obviamente no se les podía dejarlos sometidos a la represión somocista”.

Por eso se les llevó para que se protegieran y regresar con los combatientes al ataque final, dijo el comandante Arce, actual asesor económico del Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega.

Recordó que los que sobrevivieron en el repliegue fueron recibidos por la población de Monimbó que fue y sigue siendo un bastión del sandinismo.

En ese punto de Masaya cayó Camilo Ortega Saavedra quien “era uno de los dirigentes nuestros en la región del Pacífico con otros compañeros, ya que ellos eran los organizadores de la guerrilla en Monimbó y sus alrededores, de tal manera que Masaya fue y sigue siendo un baluarte de las luchas sandinistas”.

El comandante Bayardo Arce es del criterio que el repliegue de 1979 fue parte del empuje final que llevó al triunfo de la Revolución Popular Sandinista en 1979, “ya que nosotros avanzamos desde Matagalpa en cuña, unos avanzaron por la carretera Panamericana, otros caímos a tomar Boaco, otros para Chontales y avanzamos hacia Managua, además que ya venían avanzando las tropas de occidente”.

Precisó que había un acuerdo de que los combates iban a terminar el 17 de julio de 1979 “si entregaba el poder Francisco Urcuyo Maliaños, pero como el títere que dejó el dictador Anastasio Somoza Debayle decidió no entregar el gobierno eso, nos dio un día más para avanzar y tomar el poder”.