En el presente ciclo agrícola, los productores nicaragüenses han empezado a remover la tierra y cultivarla para luego cosechar los productos para el autoconsumo y el mercado.

En el municipio de Ciudad Sandino, el Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria (INTA) ha brindado acompañamiento a unos 200 productores y productoras, lo que les ha permitido diversificar los cultivos. Actualmente hay 8 fincas modelos y dos bancos de semilla.

Joel Jiménez Zamorán, técnico de transferencia del INTA, expresó que ellos dan acompañamiento a los productores con el objetivo de incrementar la producción como mínimo en un 10 por ciento.

Para ello se ponen en práctica diferentes tecnologías de bajo costo aprendidas de otros países, con el fin de que se pueda producir con mejor calidad y cantidad, para que las familias nicaragüenses tengan una seguridad alimentaria y sana, indicó.

 

Los productores antes cultivaban solo granos básicos, ahora siembran hortalizas y han disminuido el uso de pesticidas y aumentado la producción orgánica.

William Díaz, de 45 años y María de los Ángeles Bojorje, de 42, habitan en la comunidad de Cuajachillo #2 y a su parcela de dos manzanas le han logrado sacar producto con el asesoramiento del INTA.

Mejores técnicas amigables con el medio ambiente

Ellos realizan sus labores agrícolas tomando en cuenta los conocimientos adquiridos en las capacitaciones e intercambio de experiencias y adoptando las técnicas amigables con el medio ambiente.

Antes, nosotros trabajábamos a como podíamos, las ideas empíricamente, pero hoy no, hoy tenemos zanjas de infiltración, curvas a nivel en las fincas que están quebradas y los protege que las corrientes rajen los terrenos y una gran experiencia es trabajar con productos orgánicos, afirmó don William.

En su parcela ellos cultivan granos básicos como frijol, maíz, sorgo, así como piña, quequisque, granadilla, tomate, chiltoma, berenjena, yuca, papaya, chile, pipián, ayote y plantas con propiedades medicinales, entre otros.

Gracias a Dios y a nuestro gobierno y a la paciencia que han tenido los promotores, es una gran cosa saber de tecnología, dijo Díaz.

Por su parte, doña María mencionó que es una manera de trabajo e instó a otros productores a sembrar ya que les ayuda a adquirir granos para el sustento del hogar o venderse.

A nosotros, nos ha ido muy bien, gracias a Dios, nos ha ayudado salir de apuros de muchas cosas, agregó.

La pareja tiene 3 hijos, quienes también se involucran a las labores de la finca. Cuentan con un tanque que tiene capacidad de 2 mil 500 litros de agua que usan para el sistema de riego, principalmente en verano. También utilizan el riego por goteo y camellones.

Cultivo de riego

Otra productora que ha trabajado su tierra de la mano del INTA es Margine González, habitante de la comunidad Trinidad Central. Ella se mostró agradecida con el Buen Gobierno por la ayuda que han obtenido para cultivar en su finca La Esperanza.

González cultiva hortalizas como pipianes, ayote, pepino y sandía a través del sistema de riego. Eso nos ha venido a favorecer gracias a Dios, porque tenemos una buena producción a base de esta gran ayuda que el gobierno nos ha facilitado a los medianos agricultores”, indicó.

La cosecha obtenida por Margine y su familia es para el consumo y otra es comercializada en ferias y mercadito de Ciudad Sandino.

Reconoció el aporte del INTA para hacer sus propios biofertilizantes para las plantas que les permite cosechar de manera orgánica, mejor crecimiento y evitar las plagas.