Autoridades del Ministerio de Salud (Minsa) junto a las autoridades locales y población del municipio de Sébaco en Matagalpa, oficializaron el inicio del Censo Nutricional en niños menores de 12 años, que se realizará a nivel nacional.

El compañero Luis Martínez, alcalde de Sébaco, manifestó que la realización del censo es un reto que sin duda cumplirán con la ayuda de los brigadistas de salud y el personal médico de las diferentes unidades.

“Hoy somos bendecidos con el lanzamiento de este censo nacional en nuestro municipio, vamos a seguir adelante trabajando unidos como un solo puño para ircumpliendo las orientaciones del comandante Daniel Ortega y en esta ocasión cumplir con el desarrollo del censo”, dijo.

Por su parte, la compañera Sonia Castro, ministra de salud, expresó que el censo contempla la medición y peso de los menores, factores determinados por la calidad de la nutrición en la niñez.

A partir de esta semana andaremos casa a casa en todas las comunidades de nuestro país para medir a los niños y pesarlos para poder calcular de acuerdo a su peso la presencia de algunos riesgos como la desnutrición y obesidad, recordemos que la nutrición es el resultado de lo que comemos en la casa o en la calle y es ahí donde los padres deben prepararse”, señaló.

Los encargados del censo visitarán los centros educativos para realizar la evaluación en niños desde primero hasta sexto grado.

En Nicaragua el abordaje de la desnutrición ha sido un desafío importante. En el 2006 los niños menores de cinco años reflejaban un margen del 22% de algún grado de desnutrición, en 2018 con el censo realizado encontramos que 11 niños de cada 100 evaluados tienen algún grado de desnutrición, logrando disminuir un poco más del 50% la desnutrición en niños menores de cinco años”, dijo.

En el censo realizado en los colegios, en el 2004 el 27% de niños tenía problemas de desnutrición, pero en 2018 nos encontramos con un 9% de casos de desnutrición, por eso decimos que los avances de nuestro gobierno son vidas y esperanzas, tenemos una cobertura universal por arriba del 98%, donde nuestro modelo de salud comunitaria es reconocido y donde las políticas públicas ponen en primer lugar a los niños, embarazadas, personas con discapacidad y adultos mayores”, subrayó.