La compañera vicepresidenta Rosario Murillo, destacó en su mensaje de este 30 de Mayo, Día de las Madres, que las victorias de la paz y cariño que ha cosechado el pueblo, son las victorias de las mamás de toda Nicaragua.

Dijo que en este día “nos felicitamos todas, nosotras las mujeres madres que sabemos de vida, que sabemos de amor, que sabemos de cariño, de paz, que sabemos de alegría”.

Una semilla que germina

Las mujeres madres de Nicaragua que somos la semilla que germina, en estos tiempos de buen invierno, la semilla que va a florecer, que sigue floreciendo, que ha venido germinando ya, en una patria cada vez más unida, cada vez más dialogante, una patria que reconocemos de todos, con todos los colores del amanecer, una patria de esperanza y confianza en Dios, dijo.

Y hoy Día de las Madres, qué día tan bonito, qué día tan especial para sentirnos todos como familia, como hermanos, hijos de las valientes, formidables, madres nicaragüenses, añadió.

Las victorias de la paz y del cariño, son las victorias de las mamás de toda Nicaragua. Vamos adelante, vamos adelante, decíamos, con fe, avivada nuestra fe, avivada esa confianza en Dios que todos los días crece, reiteró.

Las mamás nos sentimos bendecidas

Señalo que las mamás “creemos en Dios y hemos recibido a Jesucristo que vive y reina en nuestra Nicaragua de fraternidad, de confianza, de fe, esperanza y de solidaridad”.

La verdad, las mamás nos sentimos bendecidas y agradecidas porque sabemos que ponemos todos los días nuestro granito de arena, en la familia, en el hogar, en la comunidad, en los lugares donde trabajamos admirablemente, además, para la comprensión, para ir siempre adelante, siempre más allá, trascendiendo cualquier forma de oscuridad, resaltó.

La oscuridad quedó atrás

Advirtió que la oscuridad, esos días difíciles que vivimos, eso quedó atrás. Nuestros corazones están llenos de amor a nuestros hijos, de amor a nuestras familias y de amor a la patria buena, la patria que sabemos, como decíamos, es de todos, es de todos los colores y amanece cada día con alegría, con esperanza, con trabajo, con seguridad, la seguridad, el trabajo y la paz. Nunca más la oscuridad, nuestra Nicaragua de Jesucristo, y es tierra sagrada de esperanza, de renacimiento, de avivamiento, de restauración completa.

Sabemos que vivimos nuevos tiempos, bendecidos prosperados y en victorias. Nos abrazamos hermanas, madres de nuestra Nicaragua, familias nicaragüenses en paz, amor y alegría, recalcó.

Victorias de la paz, victorias del amor, victorias del buen corazón, de alegría de vivir en paz, con un abrazo fuerte de parte de nuestro comandante Daniel rendimos homenaje a las mujeres madres de nuestra Nicaragua, todas nosotras, que nos encomendamos a Dios nuestro Señor cada día, para ir adelante en esta cultura nuestra de valores de familia, un privilegio, en Nicaragua defendemos la vida, defendemos la familia, somos gente de familia, de comunidad, sabemos apreciar, venerar, la armonía, la tranquilidad, la convivencia armoniosa y amorosa, destacó.

Elevamos nuestro modelo histórico de diálogo, encuentro, de reconciliación y paz. Histórico. Hemos aprendido a recorrer las sendas milagrosas de la reconciliación y así y así estamos centenares de Comisiones de Reconciliación, constituidas y trabajando en todo el país, dijo.

Primer año de partida del cardenal Miguel, pastor de la reconciliación y la paz

Recordó que en los próximos días se va a cumplir el primer año de la partida a otro plano de vida de su Eminencia Reverendísima el Cardenal Miguel, pastor de la Reconciliación y la paz en  Y todos los días, le pedimos que interceda por nosotros, allá donde se encuentre, en el cielo, para que la reconciliación siga siendo la bandera de la fe y la esperanza en esta Nicaragua de todos, abogó.

Dijo que la reconciliación "es la que nos devuelve la patria que todos queremos, todos soñamos, que nos pertenece a todos, con buenos sentimientos , con buena fe, con buen corazón y con amor de madre.

Las madres que somos amor, paz y alegría vamos adelante, abrazos a todas compañeras, abrazos a todos los hogares, a todas las familias, los que hemos ido también a los camposantos, a poner flores. Nuestras mamás las que están ya en otro plano de vida, a todas nuestro corazón solidario, hermanadas, en la urgencia de ese amor que estamos haciendo florecer cada día más en toda la patria bendita, siempre libre, siempre dignas, siempre llena de cariño, siempre de familia, siempre de paz, expresó.