Este 30 de mayo, día en que nos dedicamos con cariño, con respeto, con reconocimiento, todas las familias nicaragüenses honramos a nuestras madres porque sabemos lo que representan, no solo en el hogar, en la familia, sino en la cultura de nuestra Nicaragua bendita y siempre libre.