La compañera Rosario Murillo destacó que este jueves 23 de mayo hemos vivido y estamos viviendo un día de más de fortaleza y esperanza. Un día más para declararnos en amor a Nicaragua con la fuerza de una misión cristiana, solidaria, en permanente cumplimiento, un día más para ratificar compromisos, hechos de buena fe, palabras y obras que brotan del corazón para continuar alumbrando con confianza todos los caminos de la patria.

Hoy jueves 23 de mayo en tiempos de familia, de madres y comunidades, llena de fe y amor cristiano, avanzamos con la certeza de seguir construyendo con nuestro trabajo abnegado y la relación respetuosa, sincera y fraternal entre todos, la estabilidad y la paz que el Pueblo nicaragüense tanto necesita”, enfatizó.

Destacó que en toda nuestra Nicaragua las familias viven las actividades de cada día, las labores del campo, la educación para avanzar, la salud que protege y los caminos y carreteras que nos comunican y todos los programas y realizaciones de nuestra economía y de nuestro comercio creativo, familiar y comunitario que tanto ha aportado y aportan a la solidez de un modelo que ha venido visibilizando, distinguiendo a sus verdaderos protagonistas, las familias humildes, laboriosas y sencillas y amantes de la paz de toda nuestra Nicaragua bendita y libre.

La compañera Rosario hizo énfasis en que la agricultura, la ganadería, las cooperativas, todo el estado, el gobierno, los servicios públicos nacionales y municipales todas las redes de transporte, todos los centros populares de expendios alimentos y artículos de consumos, todas las ferias y promociones con la que la economía popular, emprendedora y victoriosa, festeja las madres nicaragüenses, toda la festividad de la honrada labor de las mayorías nicaragüenses se desarrollan con las garantías que ofrece una Nicaragua en paz y seguridad con gracia de Dios.

Continuamos trabajando todos los puntos presentados a nuestro pueblo y a la comunidad internacional y con esos puntos, el estado y el pueblo de nuestra Nicaragua digna y soberana, consolidamos procesos de encuentro, reconciliación, respeto, entendimiento y convivencia armoniosa como corresponde confíe en nuestro pueblo que hemos sabido recorrer todos los tiempos y transitar todos los desafíos victoriosamente como Patria Bendita y Libre, reiteró.

Estamos llenos de esperanza, fortalecidos en armonía y valores propios de nuestra cultura de familia, de vida y orgullo de ser nicaragüense, hijos de Rubén, de Andrés Castro, de Zeledón, de Augusto Nicolás Sandino y de todos los Mártires de esta Nicaragua que cree en Jesucristo y reza en español", indicó.

Entendimiento, reconciliación y encuentro

La compañera Rosario Murillo, también destacó que nuestro país crece en unidad y fortalece sus compromisos y su voluntad de entendimiento, reconciliación y encuentro.

Añadió que en todo el país están organizadas las comisiones de reconciliación, justicia en paz que trabajan con agendas concretas, precisamente para fortalecer la voluntad de Dios en Nicaragua, que es precisamente el encuentro y la convivencia armoniosa entre las familias de todos los lugares, comarcas, barrios, distritos, en todo el país.

La vicepresidenta compañera Rosario también hizo lectura del Salmo 124.

De no haber estado Jehová con nosotros, cuando se levantaron, contra el Pueblo, vivos nos habrían tragado.

Cuando se encendió ese furor, agregamos, ese odio contra el pueblo, entonces nos habrían inundado las aguas y sobre nuestra alma hubiera pasado el torrente.

Hubiera pasado sobre nuestra alma las aguas impetuosas.

Bendito sea Dios, bendito sea Jehová que no nos dio por presa a los dientes de ellos.

Nuestras almas escaparon cual hábiles lazos de los cazadores y nuestro socorro está en el nombre de Dios, en el nombre de Jehová que hizo el cielo y la tierra.