La llamita es un nuevo restaurante boliviano que abrió, hace más de un mes y se encuentra en el corazón de la vieja Managua.

Julissa Cantarero y Fernando Patiño son los propietarios del restaurante y llevan más de una década de estar casados, tienen 3 hijos y este año decidieron emprender.

La idea del matrimonio Cantarero Patiño era tener un negocio con un ambiente diferente a los restaurantes que se encuentran en Managua. 

la-llamita-restaurante-managua

Nosotros abrimos el 27 de marzo de este año. La experiencia que queremos ofrecer es ingresar un nuevo concepto muy diferente a los demás restaurantes en Managua. La idea es que el cliente agarre un libro pueda sentarse, relajarse y escuchar jazz; queremos generar algo nuevo", comentó Fernando.

Julissa y Fernando decidieron que el local de su negocio fuera con un nuevo concepto al estilo europeo, por ello La llamita cuenta con decoración propia realizada por los mismos propietarios que hacen ser único el restaurante boliviano.

La Llamita

Según Julissa Cantarero, el nombre del restaurante obedece por el animal andino “La Llama” que es muy común verla en Bolivia.

Aunque solo Fernando es originario de Bolivia, Julissa decidió aprender a cocinar la comida boliviana, entre los platillos esta la sopa de maní que fue uno de los platos que les dio el empuje en el Mercadito Campesino y el Parque de Ferias.

"Esto es genial, al inicio los clientes se resisten de probar algo nuevo, pero después de probar la comida boliviana quedan encantados y regresan al restaurante con sus amigos", manifestó Julissa.

¿Qué lleva la sopa de maní?

La sopa de maní es uno de los platillos más tradicionales de Bolivia. Lleva como base maní, arroz y papas y usualmente va acompañada de trozos de carne o pollo.

Es un plato hecho a base de una sopa de costilla alta de res, papa que es la base de su alimentación en Bolivia. Podemos decir que la sopa de maní tiene bastante aceptación en el restaurante", comentó Julissa.

La sopa de maní es un plato con muchísima historia, se dice que fue el último plato que probó el Che Guevara antes de fallecer en La Higuera", dijo Cantarero.

El origen del restaurante

La capacidad emprendedora del matrimonio los llevó a participar en el Mercadito Campesino ubicado en carretera Masaya, un espacio para los emprendedores que ofrecen sus productos a precios accesibles como parte del acompañamiento que brinda el Gobierno Sandinista a través del Ministerio de Economía Familiar para dinamizar la economía nacional.

“Este año, gracias al Mefcca nos dio el espacio para participar en el Mercadito Campesino, no teníamos nada de capital y decidimos cocinar la famosa sopa de maní. Recuerdo que no teníamos nada, y esa primera vez vendimos más de 20 tazas de sopa”, comentó Julissa.

restaurante-bolivino-nicaragua

El pequeño emprendimiento empezó desde el Mercadito Campesino y se trasladó hasta el Parque de Ferias en menos de un mes, la aceptación de las familias nicaragüenses a la comida boliviana hizo que el matrimonio se aventurara a buscar un lugar para tener su propio restaurante.

No hay excusa, cuando nos dimos cuenta de todas las facilidades que brinda el gobierno. Realmente el que quiere hace y busca la manera de hacerlo. No hay que rendirse innovar y perseverar", explicó Fernando Patiño. 

Conozca los horarios de atención 

El restaurante está ubicado contiguo al antiteatro Tomás Borge, esquina opuesta de la Plaza 22 de Agosto, los horarios de atención en el restaurante son de martes a jueves de 10 de la mañana a 4 de la tarde; y de viernes a domingo de 8 de la mañana a 8 de la noche.

restaurante-boliviano.managua

Si aún no conoces la gastronomía del pueblo boliviano, ahora tienes una nueva opción en el nuevo restaurante “La Llamita" en Managua.