Las políticas económicas y sociales promovidas por el Buen Gobierno Sandinista permiten que hoy las familias del Caribe Sur rompan con los 500 años de aislamiento a los que fueron sometidos por gobiernos anteriores, debido a la falta de vías de acceso que les permitieran interconectarse con el resto del país. 

Durante 42 meses el gobierno trabajó de forma ardua en la construcción de 72.8 kilómetros de carretera desde Nueva Guinea hasta Bluefields, proyecto que sin duda mejora la calidad de vida de miles de familias.

"El proyecto nos permite unirnos por la vía terrestre con todo Nicaragua. Durante varios meses jugamos con los obstáculos del clima en la ejecución de la obra, pero vencimos ese reto con mucho esfuerzo. La obra tiene 50 años de vida útil y cuenta con la señalización adecuada, garantizando así una circulación correcta. Hoy en día nuestra actividad comercial ha mejorado pues los productos de alto consumo ingresan vía terrestre", expresó Arístides Pérez, administrador de proyectos viales.

Desarrollo socioeconómico local

El proyecto trae consigo mucho bienestar para los más de 160 mil protagonistas habitantes de Bluefields y comunidades aledañas, las que sin duda han iniciado una nueva etapa de vida gracias a la Revolución Sandinista liderada por el presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo.

"Son 25 años los que tengo de vivir aquí y tiempo atrás para poder salir de mi comunidad era crítico, iniciábamos el viaje desde la madrugada a bordo de bestias tardando hasta siete horas para llegar a Naciones Unidas o Bluefields. Gracias a Dios y al gobierno hoy es más fácil, hasta nuestras cosechas sacamos a la venta y eso mejora nuestra economía", expresó José Guadamuz.

Tiempo atrás, cuando se presentaba una emergencia médica, los lugareños navegaban sobre el río Escondido y haciendo uso de pangas y cayucos trasladaban a sus pacientes hacia la unidad de salud más cercana, ubicada en Bluefields, pero hoy con la nueva carretera las ambulancias ingresan sin complicación alguna a las comunidades.

"La carretera nos permite llegar en menor tiempo a las comunidades, máximo tardamos 40 minutos en llegar y atender las emergencias. Recuerdo que los pacientes llegaban al hospital uno o dos días después de haber salido de sus casas, pero ahora llegan con más rapidez y en mejores condiciones, los vehículos se deterioran menos y se reduce el gasto de mantenimiento de las ambulancias y permite que tengan más años de durabilidad", señaló Ronny Novoa, conductor de ambulancia.

Más emprendimientos

Otro de los beneficios es el surgimiento de nuevos emprendimientos, los que se ubican a la orilla de la nueva y moderna carretera.

"Estamos contentas, porque el proyecto nos está permitiendo tener una nueva fuente de ingresos económicos, hemos instalado un comedor donde ofrecemos carne asada, vigorón, enchiladas y bebidas. Estamos saliendo adelante, sobreviviendo y aprovechando este beneficio, aquí se detienen los buses y camiones y nosotros les vendemos desayunos, almuerzos y cena, antes me dedicaba al trabajo en el campo, pero al ver la carretera decidí poner este negocio y honestamente nos está saliendo todo bien", señaló Silvia Gómez.

La obra contó con una inversión de 115 millones de dólares, lo cual permite que las familias del Caribe Sur escriban un nuevo capítulo en su historia.