Johanna Lukic es una joven finlandesa de 27 años, egresada de la carrera de Turismo, que visitó nuestro país por tres meses. En esta entrevista nos dice por qué Nicaragua robó su corazón.

Johanna, háblanos un poco sobre vos

Tengo 27 años, soy mitad finlandesa, mitad serbia, originaria de Porvoo, en el sur de Finlandia. Terminé mi licenciatura en turismo hace tres años y espero iniciar el año que viene mi maestría. Hace aproximadamente año y medio, después de viajar por el mundo, me mudé a Helsinki y empecé a trabajar en el hotel Kämp. Me gusta mi trabajo, lo seguiré haciendo todo el tiempo que pueda y ojalá escalando posiciones.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Yaaaassssss ????

Una publicación compartida de Johanna Maria Elisabeth (@johannalukic) el

El tiempo libre lo dedico a diferentes actividades y viajo tanto como puedo. En los últimos tres años he visitado unos 20 países, incluyendo Nicaragua.

Cuéntanos sobre tu experiencia en Nicaragua

Entre 2016 y 2017 viajé durante un año por todo el mundo con mi amigo Niko. Mi país favorito fue, y sigue siendo, Nicaragua. El país me robó el corazón y mi estancia de una semana se convirtió en tres meses. Pasé la mayor parte del tiempo en Las Peñitas y León. También visité San Juan del Sur y Ometepe, pero la tranquilidad y las playas de Las Peñitas, junto con mis amigos de trabajo, fue lo que más me impactó en todo ese año.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Freedommmm

Una publicación compartida de Johanna Maria Elisabeth (@johannalukic) el

Trabajé como recepcionista y camarera en un hostal cerca de la playa, escalé tres volcanes y conocí a muchas personas de la localidad a las que ahora me complace llamar mis amigos.

¿Por qué Nicaragua robó tu corazón?

Debo confesar que no tenía muchas expectativas sobre Nicaragua antes de visitarla. Había estado en Belice, Guatemala y El Salvador y pensé que Nicaragua debía ser bastante similar a esos países. Se suponía que debíamos permanecer en Nicaragua por tres días y continuar luego con destino a Colombia, pero esto último no sucedió.

Conocimos a tres muchachos suecos y una chica que trabajaban en un hostal cerca de la playa. Nos animaron a que nos quedáramos una semana más y, finalmente, nos sugirieron que trabajáramos con ellos.

Fueron muchos los momentos tan bonitos que pasé dentro y fuera del trabajo. Los bocadillos nocturnos en los mercados callejeros, deslizarnos por un volcán en tablas, los paseos a caballo por la playa, son algunos de esos pasajes inolvidables.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Deep in the jungle????

Una publicación compartida de Johanna Maria Elisabeth (@johannalukic) el

En el equipo del hostal, que contaba con voluntarios de todo el mundo, nos veíamos como una familia y aún seguimos en contacto.

En resumen, la gente que conocí, la cultura, la naturaleza (especialmente la playa) y todos los pequeños y emocionantes detalles tan diferentes a Finlandia y a nuestra cultura, me enamoraron de Nicaragua.

¿Qué fue lo que más te gustó? No puedo contestar a esta pregunta con un gusto favorito. Fue toda la experiencia combinada. Me encantó la cultura, la naturaleza pura e intacta y la gente alegre, tanto los viajeros como los pobladores.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

????

Una publicación compartida de Johanna Maria Elisabeth (@johannalukic) el

¿Cómo decidiste visitar América Central? Siempre quise viajar a América Central y alrededor del mundo y después de mis estudios decidí cumplir mi sueño. Viajé de un país a otro principalmente por avión. De Europa del Norte a América del Norte, del Caribe a Belice y de allí llegué en bus a Nicaragua. Finalmente, desde Nicaragua volé a Nueva Zelanda y, luego de una breve visita a Asia, regresé a casa. En general he visitado la mayoría de los continentes y el próximo será África.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Ometepe????

Una publicación compartida de Johanna Maria Elisabeth (@johannalukic) el

¿Visitarías Nicaragua otra vez?

Espero sinceramente tener algún día la oportunidad de visitar Nicaragua nuevamente. Si tuviera el dinero y el tiempo, iría ahora mismo, extraño a todos mis amigos y, por supuesto, la playa.

¿Recomendarías a tus amigos y otras personas visitar el país?

Recomiendo visitar Nicaragua a todas las personas con las que hablo sobre ello. Me encantaba que el país aún no estaba tan lleno de turistas, por lo que me sentía como en casa. Siempre es una situación complicada lo del incremento del turismo, ya que implica un impacto cultural y aumento del nivel de precios, lo que por supuesto beneficia la economía del país.

Sé que si regreso dentro de 10 años el país no será el mismo y eso me hace sentir triste y feliz al mismo tiempo.