Una tenue brisa caía sobre León este 20 de abril. El fenómeno, poco común para la temporada de verano, logró nublar la mañana, coincidiendo con las caras de los jóvenes que recordaban el martirio de Cristhian Emilio Cadena.

El evento que los conmovía era el de las ofrendas a su memoria, un año después de haber perecido por las llamas iniciadas por grupos violentos que tenían el objetivo de reducir a cenizas el histórico Centro Universitario de la Universidad Nacional (CUUN) y todo lo que a su paso pudiera consumir el siniestro.

cuun

Era un estudiante a tiempo completo de la carrera de Agroecología y miembro comprometido del movimiento estudiantil.

Esa fue la razón para convertirse en objetivo de los terroristas que sembraron el caos en la ciudad, ejecutando con destreza el plan de acción más sangriento de la historia reciente, con el objetivo de hacerse con el poder político en Nicaragua.

Cadena fue uno de los jóvenes que intentó defender las instalaciones del CUUN, pero fue superado por la agresión. Fue la primera víctima del terrorismo en la ciudad.

cuun

Su cuerpo sería encontrado totalmente calcinado en el baño de los billares Lezama, instalaciones separadas del CUUN por un par de paredes.

Ofrenda en el sitio en el que pereció

En ese lugar, hoy convertido en ruinas, fue depositada una ofrenda conjunta ofrecida por las asociaciones de estudiantes del alma mater.

Sin embargo, sus homenajes iniciaron el día 19 de abril, con una jornada de reforestación, cumpliendo también con uno de las vocaciones del joven al que llamaban ‘El Chino’.

#NicaraguaQuierePaz
Pobladores de León, conmemoran un año del paso a la inmortalidad de Cristhian Emilio Cadena, primer asesinado por la violencia golpista y terrorista pic.twitter.com/il6EvGScUl

— El 19 Digital (@el19digital) 20 de abril de 2019

“Participamos 100 jóvenes reforestando nuestra escuela de ciencias agrarias y veterinarias. Hoy a un año de su tránsito a la inmortalidad comenzamos las actividades de paz, de amor, repletas de juventud”, dijo Ricardo Reyes, presidente estudiantil de la facultad a la que perteneció Cadena.

Luego, en el Paraninfo de la UNAN, fueron exaltados estos propósitos de paz y amor en un conversatorio sostenido con el diputado Carlos Emilio López, durante el cual también fueron entregados reconocimientos a los otros 36 estudiantes que defendieron el CUUN junto al joven.

Un ejemplo para el gremio y la patria

Ramón Salinas, uno de los jóvenes cercanos al héroe y mártir, recordó la angustia sufrida al conocer la noticia del deceso de Cristhian, pero también la inspiración que surge de su legado y la inspiración que les causa.

“El legado de Cristhian es el seguir como movimiento estudiantil trabajando por el bienestar de los estudiantes, porque él tenía un carisma y como parte de la asociación de estudiantes de Ciencias Agrarias, a la que pertenecía y a la que pertenezco yo, Cristhian siempre nos animaba a continuar con el trabajo en las aulas de clase, en los juegos deportivos, en los actos culturales y en todas y cada una de las actividades que realizaba el movimiento estudiantil”, afirmó.

El secretario político del Frente Sandinista de Liberación en León, Evertz Delgadillo, aseguró que la perdida del joven fue algo inesperado, al igual que la escalada de violencia que daría inicio a partir de entonces.

“Y alrededor suyo, estos muchachos, estas muchachas que han sido hoy reconocidos por la dirigencia del CUUN, quienes compartieron no solo la vida estudiantil durante él estudió en la universidad, sino casi, los últimos momentos de su vida. Porque fueron testigos de ese tormento que vivió nuestro hermano Cristhian y se puso en evidencia la cultura de muerte frente a la cultura de vida que por la gracia de Dios ha venido impulsando el Frente Sandinista de liberación Nacional”, dijo.

Defender el sueño del guerrero: La paz

En el cementerio donde descansan sus restos la comunidad universitaria replicó los homenajes y las ofrendas.

Ante el sepulcro en el cementerio El Zapote, los jóvenes se comprometieron con sus esfuerzos y su entrega a favor de la paz.

“Y siempre como él, hemos estado anclados a la bondad. Nosotros ahora queremos defender el sueño del guerrero, quien defendió con su vida la libertad, como el guerrero, prometemos nosotros no sentir odio, sino sentir amor, no dejarnos guiar por esas cosas malas, por todos esos sentimientos negativos que nos han querido infundir”, dijo ante los presentes Mario Saborío, dirigente estudiantil de Ciencias Médicas.

Los estudiantes, que fueron acompañados por la dirigencia de UNEN Nacional y el diputado Gustavo Porras, presidente de la Asamblea Nacional, fueron reconocidos por éste último como la esencia del sandinismo, que se ha manifestado a través de las generaciones en la disposición de servir a la patria hasta las últimas consecuencias.

“Esa es la historia. Porque desde Sandino, desde el coro de Ángeles siempre han existido muchachos para defender la soberanía y por eso todos estos muchachos, todos estos compañeros defensores del CUUN, todos estos dirigentes estudiantiles al frente, han logrado que el pueblo el día de hoy goce de una tranquilidad, una libertad, anden en los balnearios, anden en todos lados con tranquilidad”, aseguró.

Leales siempre, traidores nunca

A Cristhian se le recordará por la frase “leales siempre, traidores nunca”, que sus compañeros portaron durante la jornada impresa a la espalda las camisetas con las que se uniformaron.

“Él siempre leal al movimiento estudiantil, por eso fue que él ofrendó su vida defendiendo la casa CUUN, él siempre leal, un chavalo emprendedor, le gustaba siempre apoyar a los que más necesitaban”, relató la joven Nahomi Castro, estudiante de comunicación social.

Cadena ahora forma parte de las líneas más tristes del FSLN y el movimiento estudiantil en León, pero también, es parte de los eslabones gloriosos con los que la juventud va tejiendo un futuro cada vez más brillante para el pueblo nicaragüense.

cuun

cuun

cuun

cuun

cuun

cuun

cuun

cuun

cuun

cuun

cuun

cuun

cuun

cuun

cuun

cuun

cuun

cuun

cuun