Este Viernes Santo las familias nicaragüenses y visitantes extranjeros abarrotaron las playas y destinos turísticos de todo el país.

Con seguridad y en un ambiente tranquilo, los veraneantes disfrutan de las vacaciones que se dan en ocasión de la Semana Santa.