En el auditorio Fernando Gordillo de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua), las víctimas de la violencia golpista participaron de un encuentro con el pastor norteamericano Tom Guees, quien les brindó palabras de amor, de paz y mucha espiritualidad con el objetivo de ayudar a sanar las heridas causadas por los grupos que desean una Nicaragua dividida, llena de odio y de terror.

En este encuentro participaron familias enteras, militantes sandinistas y otros ciudadanos que sufrieron las torturas, la violencia y la saña de estos grupos que, entre abril, mayo, junio y parte de julio, causaron un daño inmenso a la paz y desarrollo que Nicaragua había logrado en los últimos 11 años.

Entre estos se encuentran la familia del compañero Bismark Martínez, que aún está desaparecido desde el pasado 29 de junio del 2018. También hay madres, esposas e hijos de los policías que fueron asesinados.

TERRORISMO1

Guess que visita Nicaragua en compañía de su esposa, habló de la necesidad de fortalecer la paz, partiendo de las enseñanzas y palabras de Dios, para iniciar la sanidad de nuestros corazones y de esa manera enrumbarnos a la reconciliación y al perdón.

"Dios ama a Nicaragua, Dios ama a los nicaragüenses, Dios quiere que sus corazones sean sanados", dijo Guess en diversas ocasiones.

Nicaragua quiere paz firme y duradera

Esta jornada de oración fue inaugurada por el reverendo Guillermo Osorno y por el diputado sandinista Carlos Emilio López.

Durante el encuentro compañeros víctimas de esa violencia, en medio del dolor por no tener a su ser querido, o aquellos que sufrieron torturas o les destruyeron su vivienda, manifestaron su deseo de paz, de perdón y de reconciliación, porque es el único camino que tiene Nicaragua para salir adelante.

TERRORISMO1

El reverendo Guess indicó que ha visitado diferentes lugares del país y en cada lugar el común denominador es que todas las familias quieren y desean la paz.

Venimos aquí para compartir lo que Dios nos ha mostrado. Dios ha abierto los portones para el río de gloria en Nicaragua y en Ezequiel capítulo 47 en la Biblia, Él dice el río de Dios que viene a Nicaragua, por donde quiera que vaya, ese río va a traer sanidad y todo va a revivir. El propósito del río es traer sanidad, es traer limpieza, paz y reconciliación y Dios dice que es el río de la gloria, va a limpiar las lágrimas de tristeza y será el inicio de la restauración de las cosas”, señaló Guess en parte de su glorioso mensaje.

Mucha espiritualidad

Durante la jornada de oración hubo momentos de mucha espiritualidad, como cuando Tom y su esposa, Debbie Guess, bajaron del estrado y abrazaron a los asistentes. En ese instante hubo lágrimas, mensajes de paz y también esperanza de que ese perdón podrá sanar corazones.

Doña Merlin Méndez esposa del único desaparecido en este golpe de estado fallido, el compañero Bismark Martínez, manifestó que desconocer el paradero de su marido le llena de mucho dolor, pero también sabe que solamente una verdadera reconciliación podrá llevarnos hacia una Nicaragua mejor.


TERRORISMO1

El tranque de la muerte

Martínez fue capturado el 29 de junio del 2018 en el tristemente célebre tranque de San José en Jinotepe, cuando iba a visitar a su familia y fue secuestrado. Posteriormente salió a luz un video donde se muestran los momentos de terror y horror que le tocó vivir, aún su cuerpo no aparece.

“Nosotros pedimos a Dios que nos bendiga a todos, que nos de sabiduría, que quite los rencores de maldad, de asesinatos, de destrucción”, dijo.

Destacó el papel de los dirigentes de la Revolución que conducen al país por rutas de paz y progreso.

“A como lo tenemos nosotros los sandinistas, a nuestro comandante Daniel Ortega, a la compañera Rosario Murillo, que han sido muy buenos administradores de nuestros recursos y eso lo vemos, lo palpamos, en los centros de salud, en las carreteras, en los proyectos económicos, en las escuelas, lo vemos en numerosas obras de desarrollo”, valoró Méndez.

TERRORISMO1

Perdón con justicia

La compañera Martha Toribio que vio destruida su vivienda dos ocasiones en Masaya, también considera que solamente la paz y la reconciliación pueden llevar al perdón, pero con justicia.

Nos dieron una persecución terrible, a mí y mi familia nos persiguieron con intenciones de matarnos, fueron como 50 vándalos que llegaron armados y con bombas molotov. Cada vez que intentaba llegar a mi casa no me dejaron, me atacaron. Fue terrible cómo se ensañaron con nosotros sin haberles hecho daño a ninguna de esas personas que cobardemente destruyeron mi casa, todos los días nos robaban y nos desbarataron todo, nos dejaron en la calle”, comentó Toribio, quien aún recibe amenazas de muerte por estos grupos.

El diputado Carlos Emilio López habló sobre la Ley 985 o Ley sobre Cultura de Diálogo, Reconciliación, Seguridad, Trabajo y Paz, que tiene la aspiración de lograr la paz como un mecanismo de desarrollo.

Por una cultura de paz

Esta es una ley para la cultura del amor, de la armonía social, de la tolerancia, de la convivencia pacífica, de la cultura de la hermandad, de la fraternidad, de la cultura de la inclusión, de la cultura de la identidad colectiva, la del bien común y de sentirnos que todos somos hijos e hijas de un mismo Dios, hijos de una misma patria con una historia común”, destacó Carlos Emilio.

Igual resaltó que la Ley 985 es una ley del perdón que está fundamentada en la constitución política y en la palabra de Dios. “Todos los valores que la ley promueve están fundamentados en las sagradas escrituras, en el antiguo y nuevo testamento.

Forman asociaciones

Como parte de esta iniciativa de paz y reconciliación se formó la Asociación de Madres y Familiares de Héroes y Mártires por la Paz y la Reconciliación, que estará integrada por las madres, esposas, hijos e hijas de esos hombres y mujeres que fueron asesinados por esos grupos opositores.

La segunda organización creada es la Asociación de Familiares y Víctimas del Golpismo, en la que estarán todas aquellas personas que sufrieron tortura, daños psicológicos, morales, físicos y patrimoniales de parte del golpismo, sin perder de vista que el perdón no significa renunciar a la justicia.