El Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena) y fundación Cainna, desarrollaron una mañana ambiental y cultural con niños autistas.

En este 2 de abril, Día Mundial de la Concienciación del Autismo, los niños junto a sus padres, compartieron y se recrearon en un ambiente de naturaleza, alegría y entusiasmo, al igual que desarrollaron una serie de actividades en la que los niños dibujaron y sembraron plantas en los viveros.

María Gabriela González Marenco del Marena expresó que la idea es realizar actividades con niños autistas para trabajar el aspecto social y sensorial. “Nosotros quisimos mezclar la naturaleza con el autismo, es por eso que vamos hacer una reforestación simbólica y realizar otras actividades”, explicó.

Señaló que en esta actividad también participan niños que no tienen diagnóstico de autismo, como parte de la inclusión con los otros niños.

Gerda Gómez, presidenta de Fundación Centro de Atención Integral a niños y niñas con Autismo (Cainna), señaló que la mayoría de los niños con autismo presentan trastorno de percepción sensorial, es decir que ellos perciben de una manera diferente todo lo que hay en el ambiente.

“Es por eso que estas actividades son de gran importancia para introducirlos poco a un ambiente de naturaleza, en el que ellos puedan tocar la tierra, las hojas, sentir el olor de flores, sonidos de los pájaros”.

Es emocionante para que estos niños puedan ser incluidos en la sociedad. Solo el Buen Gobierno ha apoyado la inclusión de estos niños que requieren un mayor cuido y atención, expresó María Celeste Pacheco.