La Fundación Incanto por cuarto año consecutivo realiza el Festival de Ópera Lírica en nuestro país, que brinda un espectáculo lleno de talento a cargo de artistas nicaragüenses e internacionales, que este martes inician una jornada intensa de actividades, entre ellas presentaciones culturales, capacitaciones y encuentros con los que se pretende dar realce a los nuevos talentos.

Desde las instalaciones de la Fundación Incanto, donde se llevó a cabo la primera presentación, el compañero Laureano Ortega expresó su alegría al ver materializado un evento que cada año acapara más la atención de los nicaragüenses.

“Estamos muy contentos de inaugurar nuestro IV Festival y agradecidos con Dios de poder contar con la presencia de nuestros hermanos de Italia de la Fundación Puccini que nos vino acompañar con su director general Franco Moretti y otros invitados especiales quienes compartirán su talento con nosotros durante seis días intensos de trabajo iniciando con el concierto de la noche”, expresó.

Educar mentes y espíritus

Entre las capacitaciones a brindar, se abordarán temas cómo artes plásticas, actuación, la música en la ópera, diseño y vestuario, conocimientos que serán compartidos con jóvenes miembros del Movimiento Cultural Leonel Rugama.

“Aquí tenemos mucho talento, muchachos que están trabajando desde Incanto para formarse en el canto, la música, el arte y así educar mentes y espíritus en un ambiente de armonía y paz. Estamos presentando un género que no era conocido en Nicaragua y hemos visto mucho gusto por el mismo, así como talento para interpretarlo, aun cuando es un género exigente, pero nos llena de orgullo saber que en Nicaragua contamos con mucho talento”, añadió.

Por su parte Griselda Rivas, Coordinadora del Movimiento Cultural Leonel Rugama, destacó el importante rol que desempeñarán los promotores culturales en las distintas actividades que estarán siendo parte del festival.

“Estamos motivando a nuestros jóvenes para que ellos conozcan más de la ópera y qué mejor manera de hacerlo con su integración en los talleres y apreciar los conciertos, incursionando así en una nueva forma de hacer arte desde este género musical, tomando en cuenta que el arte es una manera de hacer paz”, subrayó.